ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Directorio de Archivos Secretos del NWO:

ıllı La Bomba de Tiempo Demográfica es Un Mito (wiki)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı La Bomba de Tiempo Demográfica es Un Mito (wiki) 


wiki
por Dominic Lawson
dieciocho Enero 2011
del Lugar Web TheIndependent
traducción de Adela Kaufmann
Versión original


Los pregoneros del fin del planeta se están volviendo poco a poco más de tendencia justo cuando los especialistas llegan a la conclusión que todo ha sido un gigantesca falsa alarma.


El hambre humano por las malas noticias no conoce límites.


Esta es la razón por la que el chisme es normalmente malicioso y el porqué, en una escala mayor, los profetas de la fatalidad siempre y en toda circunstancia tienen garantizado un público inocente. Por contra, las buenas noticias – si bien sean realmente bien acreditadas - son normalmente arrinconadas a los lados de los diarios.


Por ejemplo, The Independent, sepultado en unos pocos parágrafos, tiene una historia con el título de "El desarrollo de la población no es una amenaza, afirman los ingenieros - Population growth not a threat, say engineers".


Pero al menos en The Independent se halló algún espacio para cubrir la publicación de un reporte la semana pasada, escrito por la Corporación de Ingenieros Mecánicos titulado Población: Un solo planeta, ¿Demasiada gente? -Population: One Planet, Too Many People? - no he podido localizar nada a este respecto en otros periódicos.


La razón para esta clara falta de pulgadas de columna es que la corporación respondió a su pregunta en forma negativa. No, no hayt (y jamás va a haber) demasiada gente a fin de que el planeta nutra.


Como lo apuntó el creador primordial del reporte, el doctor Tim Fox, su resolución no está basado en conjeturas especulativas sobre el desarrollo de nuevos procesos agrícolas hasta el momento desconocidos:


Por ejemplo, el doctor Fox apuntó, en África, no menos de la mitad de los comestibles producidos son destruidos ya antes que puedan llegar a su mercado local:


Con refrigeración y buenas carreteras, el planeta en desarrollo podría eludir este género de horrible desperdicio.


Curiosamente, otro reporte detallado sobre la "sostenibilidad", publicado la semana pasada por los organismos nacionales franceses de investigación agrícola y desarrollo tuvieron exactamente la misma contestación.


Los científicos franceses se fijaron el propósito de descubrir si una población global de nueve mil millones, el máximo probable, conforme la Organización de la Naciones Unidas, podría de manera fácil tener acceso a tres mil calorías al día, aun si las granjas tomaran medidas para reducir el empleo de comburentes fósiles y se abstuviesen de talar más bosques:


Algunas personas no van a estar tan contentas.


Hay una estruendoso cacarear de maltusianos que insisten en que una población mundial en "explosión" (como afirman ) llevará al desastre - desde Boris Johnson hasta Joanna Lumley, por no mentar Jeremy Irons y al príncipe Carlos.


Por ejemplo, el pasado fin de semana, The Independent publicó una larga entrevista con el filántropo con sede en Bermudas, James Martin, quien ha dado a la Universidad de Oxford dólares americanos 125 millones para crear un instituto de previsión en su nombre.


La propia previsión del Sr. Martin es que,


Martin suena de forma extraña como Paul Ehrlich, el Santo laico del movimiento neo-malthusiano.


De vuelta en la década de mil novecientos setenta, el libro de Ehrlich The Population Bomb(La Bomba Poblacional) se transformó en un best-seller mundial apoyado en su pronóstico de que a fines del siglo, aun los USA estaría padeciendo una hambruna masiva y que la posibilidad era de un cincuenta por ciento de que alguien estuviese con vida en G. Bretaña en el año dos mil.


Usted podría haber pensado que los sucesos habrían desacreditado a Ehrlich como pronosticador, mas prosigue siendo continuamente convocado como una autoridad por los entusiastas del control de la población, y mismo no está muy importunado por el hecho de que se hayan desarrollado de forma rápida técnicas agrícolas, en una forma que no pudo prever.


Al preguntársele, en el año dos mil sobre su predicción de una mortandad en el R. Unido por el apetito, respondió:


Si su pronóstico original había sido sencillamente que,


Una de las razones por la que los fatalistas de la población fatalistas han salido por fuerza en las últimas semanas es que, conforme con la División de Población de las Naciones Unidas, este año va a ver al número de habitantes lograr la cantidad de siete millones.


O conforme con una pieza imaginativa de lectura mundial de mano por The Guardian:


O quizá no, mas tenemos la tendencia: careciendo solamente de la predecida presencia de 3 hombres sabios de Oriente, este es un Gran Instante.


Tampoco es un mal instante, así sea para los progenitores (seguramente estarán encantados de que sea un pequeño) o bien para el planeta. Al tiempo que los sombríos y misántropos maltusianos van a ver su llegada sencillamente como "otra boca que nutrir", sería más caritativamente visto como otro humano, cuya ingenuidad, inventiva y también intelecto pudiese ser de beneficio para el planeta.


Como cuestión en verdad, los fatalistas pesimistas de la población están volviéndose más de tendencia entre los medios y el planeta del espectáculo justo cuando los especialistas llegan a la opinión de que todo ha sido una gigantesca falsa alarma.


Este año la gaceta National Geographic hace de la población su tema, mas su primer largo ensayo de apertura fue notable por su falta de alarmismo.


Citaba a Hania Zlotnik, directiva de la División de Población de las Naciones Unidas, diciendo:


El más de tendencia de todos y cada uno de los razonamientos para una suerte de legislación mundial de anti-natalistas se presenta en forma de profesada preocupación por la atmosfera - demasiadas personas generan demasiada cantidad de CO2, dañando de esta forma el planeta a través de el cambio climático. Los maltusianos se han aprovechado de esto como agua para su molino, habiendo sido refutados en todos los otros razonamientos.


Sin embargo, Joel Cohen, maestro del tema de poblaciones en el Instituto de la Tierra en la Universidad de Columbia, le afirmó a National Geographic:


Aparte de todo lo demás, el planeta desarrollado, que usa considerablemente más energía por cabeza que en el área d la África subsahariana (la única una parte del planeta con altas tasas de fertilidad), pasa por un periodo de veloz declive demográfico.


Como apuntó Matt Ridley, autor de El Optimista Racional (The Rational Optimist) la semana pasada, la población mundial no se halla "en explosión", sino medra a una tasa del 1 por ciento anual, y el número real de personas agregadas a la cantidad de año en año ha ido reduciendo a lo largo de más de veinte años.


Sin embargo, el fatalismo morboso sobre la capacidad de la Tierra para poder respaldar a su población ha estado siempre y en toda circunstancia con nosotros.


En el año doscientos D.C., Tertuliano escribió:


Por supuesto, los recursos del planeta no lo son, en el sentido puramente matemático, infinito, mas tampoco lo es la población.


Este pensamiento ha de ser de alguna alegría, mas temo que, aun si todo el planeta de la ciencia y la ingeniería admite esta forma de optimismo racional, no va a mudar la psique de un solo maltusiano.


Han estado equivocados a lo largo de tanto tiempo.


¿Por qué razón tendrán que detenerse ahora?


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 132 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ ARCHIVOS SECRETOS ] > ıllı La Bomba de Tiempo Demográfica es Un Mito (wiki)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas