ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Directorio de Archivos Secretos del NWO:

ıllı La Brutal Tormenta Solar de 1859 que estropeó el Telégrafo (wiki)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı La Brutal Tormenta Solar de 1859 que estropeó el Telégrafo (wiki) 


wiki
por Jorge Alvarez
uno Abril dos mil dieciocho
del Lugar Web LaBrujulaVerde


wiki
La tormenta solar de dos mil doce


con la tierra representada a escala


Imagen: NASA en Wikimedia Commons


Aunque parezca extraño, en ocasiones carecer de un desarrollo tecnológico suficiente puede resultar un alivio.


Es lo que le pasó a nuestra civilización cuando llegaron a la Tierra las eyecciones de la tormenta solar de mil ochocientos cincuenta y nueve, la más fuerte nunca registrada.


De haberse producido en nuestros días habría producido serios problemas en las comunicaciones al dañar los satélites, interrumpir las emisiones de radio y provocar apagones de la red eléctrica.


En cambio, en aquel año la electricidad aún no se empleaba en iluminación y el único sistema de comunicación a distancia era el telégrafo, que de todas y cada una maneras recibió pocos daños al estar dando todavía sus primeros pasos.


Una tormenta solar (o bien geomagnética) es una alteración que se genera provisionalmente en la magnetosfera terrestre, la capa exterior que se forma por la interacción entre el magnetismo del planeta y el viento solar (una corriente de protones, electrones y partículas alfa manadas del Sol merced a la energía cinética y las elevadas temperaturas de su corona o bien atmosfera y que en su recorrido da sitio a una suerte de gran burbuja que envuelve el Sistema Solar).


Dicha alteración puede deberse a múltiples razones:


wiki
Esquema de la interacción


del viento solar con la magnetosfera de la Tierra


Imagen: dominio público en Wikimedia Commons



De todas y cada una maneras, el resultado es una perturbación esencial del campo geomagnético que comienza a sentirse más o menos 52 horas tras su origen (es el tiempo que tarda en atravesar el Sistema solar y lograr la Tierra) y acostumbra a perdurar entre 24 horas y múltiples días.


Sus efectos solamente se sienten si el planeta está en la mitad de su camino.


En tal caso se registrarán inconvenientes en los sistemas eléctricos y, por contrapartida, va a ser posible gozar de ese espectáculo visual que son las auroras boreales en latitudes poco frecuentes.


Decíamos ya antes que la más potente famosa tuvo lugar a fines de verano de mil ochocientos cincuenta y nueve.


Aunque la frecuencia con que se generan acostumbra a ser cada medio siglo, no hubo otra verdaderamente fuerte hasta una centuria después, en mil novecientos sesenta, que interrumpió las emisiones radiofónicas.


Hace poco en dos mil doce se generó una de magnitud afín a la decimonónica, aunque pasó de largo sin golpearnos.


Otras menores se generaron en mil novecientos veintiuno, mil novecientos ochenta y nueve, mil novecientos noventa y cuatro, mil novecientos noventa y siete y dos mil dañando sistemas GPS, redes eléctricas y múltiples satélites de comunicaciones (estos se diseñan para aguantar incidencias similares mas no tan intensas), lo que repercutió en el trabajo de los medios de prensa en sitios localizados y forzó a parar a plantas de energía hidroeléctrica.


Fue lo que padeció Canadá en los 2 primeros años convocados.


wiki
Richard Christopher Carrington


Imagen: solarstorms.org



Ahora bien, acá nos interesa la tormenta del XIX, que asimismo es famosa como Llamarada de Carrington (o bien Acontecimiento de Carrington) pues el primero en observarla fue el astrónomo inglés Richard Christopher Carrington.


Natural de Chelsea, donde nació en mil ochocientos veintiseis, debió seleccionar entre una carrera eclesiástica y la astronomía, decidiéndose por esta.


En mil ochocientos cincuenta y uno fue aceptado en la Royal Astronomical Society y por año siguiente se estableció en el observatorio de Redhill, Surrey, dedicándose a cartografiar las estrellas; sus mapas fueron por unanimidad jaleados.


A partir de mil ochocientos cincuenta y tres centró su atención en el estudio del Sol, singularmente de sus máculas y eclipses, de forma paralela a lo que hacía Richard Hogdson, un editor londinense apasionado a la astronomía (si bien era miembro asimismo de la Royal desde mil ochocientos cuarenta y ocho) que se había construido su observatorio y mostraba atención concreta al Sol.


Ambos trabajaban en el Ciclo Solar diez (el décimo contado desde mil setecientos cincuenta y cinco, que empezó en el último mes del año de mil ochocientos cincuenta y cinco y no acabaría hasta marzo de mil ochocientos sesenta y siete), que desde el veintiocho de agosto daba una cantidad infrecuente de máculas solares, cuando a las 11:20 del 1 de septiembre de mil ochocientos cincuenta y nueve advirtieron un fogonazo de luz blanca que partía de una serie de ellas.


wiki
El observatorio de Redhill


Imagen: Science Photo Library



Si la primera eyección tardó entre cuarenta y sesenta horas en recorrer los ciento cincuenta millones de quilómetros que apartan el Sol de la Tierra, un tiempo dentro de lo común, una segunda oleada lo hizo en solo diecisiete horas y media pues el Sol emitió, a lo largo de un minuto, el doble de energía de la frecuente en una llamarada.


Al día después un físico escocés del Observatorio de los Reales Jardines de Kew (Richmond, Londres), Balfour Stewart, registró bruscos cambios con el magnetómetro y eso fue lo que llevó a Carrington a establecer una relación entre lo que había observado y esos registros, deduciendo que se trataba de una exorbitante tormenta solar.


Los informes que fueron llegando lo corroboraron:


Una luz rojizo-verdosa teñía el cielo nocturno confundiéndola en ocasiones la gente con la aurora.


Peor fue su incidencia sobre la naciente tecnología eléctrica, haciendo que dejasen de marchar los telégrafos europeos y norteamericanos y quedasen incomunicados los dos lados del Atlántico.


Asimismo, brincaban chispas de los postes y se incendiaba de manera espontánea el papel telegráfico.


Algunos telégrafos se desconectaron para eludir inconvenientes y paradójicamente proseguían emitiendo.


wiki
Aspecto actual del Observatorio de Kew


Imagen: The King's Observatory



Los efectos del Acontecimiento Carrington fueron compendiados más tarde por el matemático estadounidense Elias Gloomis, reseñando en American Journal of Science, así como los dibujos efectuados por Carrington y Hogdson, todas y cada una de las auroras boreales divisadas a lo largo y ancho del planeta ese año y los siguientes.


Algunas se habían podido ver aun ya antes de la tormenta solar, como por poner un ejemplo la que contemplaron los estupefactos vecinos de Queensland (Australia) el veintinueve de agosto.


¿Qué costo tuvieron todas y cada una aquellas incidencias? Es imposible determinarlo por carencia de datos mas sí se puede calcular a cuánto ascendería en la actualidad.


En dos mil trece el mercado británico de seguros Lloyd's y la compañía estadounidense AER (Atmospheric and Environmental Research) calcularon que podría suponer más de 2 billones y medio de dólares americanos.


wiki
Una aurora boreal



Por determinado, Carrington y Hodgson siguieron trabajando.


El primero efectuó otros avances científicos, como la determinación de una alteración en latitud de la aparición de máculas solares a lo largo de un ciclo solar que dio pie al astrónomo alemán Gustav Spörer a elaborarlo en la Ley de Spörer.


El inglés ganó un enorme prestigio hasta el punto de que, además de bautizarse con su nombre aquella tormenta (y un cráter lunar), en adelante los ciclos solares pasaron a llamarse ciclos Carrington.


Pero en mil ochocientos setenta y cinco la muerte de su esposa por una sobredosis de cloral le hundió éticamente y murió diez días después que ella de una hemorragia cerebral.


Hodgson había dejado este planeta 3 años ya antes.


Fuentes


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 96 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ ARCHIVOS SECRETOS ] > ıllı La Brutal Tormenta Solar de 1859 que estropeó el Telégrafo (wiki)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas