ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Directorio de Archivos Secretos del NWO:

ıllı La Cueva de Los Tallos (wiki)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı La Cueva de Los Tallos (wiki) 



wiki


Diciembre 2008


del Lugar Web LegadoCosmico



La desconcertante red de túneles de la Cordillera del Cóndor


Recientemente tuve la ocasión de conversar en la capital española con el cronista de España Miguel Pedrero y con el Directivo de la reconocida gaceta Año/Cero, Enrique de Vicente. El tema primordial de nuestra plática se concentró en los túneles secretos de América.


Gracias a Pedrero, pudimos compartir instantes de nuestra expedición a ese extraño sistema de túneles en el programa Milenio, de Radio Galega.


Sin duda es un expediente abierto que todavía provoca interrogantes y las más diferentes teorías.


Aunque en la sección “intraterrestre” incluimos un resumen de lo que significa ese misterio, considero que el día de hoy es buena ocasión para rememorar porqué ese punto del planeta prosigue actual como un misterio sin solucionar.


EL HALLAZGO


Nadie se pone conforme en la data del descubrimiento. Mas lo más probable es que este se haya producido merced a las exploraciones militares ecuatorianas en el oriente del país, si bien fue merced a Juan Moricz que la existencia de esos enigmáticos túneles se dio a conocer a escala internacional, con todo el escándalo que traería después. Corría el año mil novecientos sesenta y nueve.


Juan Moricz era un flemático húngaro nacionalizado argentino, espeleólogo apasionado y especialista en leyendas ancestrales. Su investigación del planeta subterráneo le condujo a Sudamérica y, después, a las selvas del Ecuador a mediados de los años sesenta, llegando a la zona de los túneles que protegen los indios shuaras en Coangos.


Se asevera que merced a su conocimiento del viejo dialecto húngaro, el magiar – afín a la lengua de los nativos shuaras - pudo entablar amistad con los guardianes de estos túneles, que acostumbran a frecuentar debido a la presencia de los Tayos, unas aves nocturnas que son codiciadas en la comunidad indígena por sus huevos.


wiki


Juan Moricz (de pelo cano) con su letrado, Peña Matheus.


Morizc, aparentemente, con ayuda inicial de los indios hizo sus primeras exploraciones entre mil novecientos sesenta y cuatro y mil novecientos sesenta y nueve, este último año el definitivo para dar a conocer su inquietante descubrimiento.


Leyendo tan solo el acta notarial de su descubrimiento, fechada el veintiuno de julio de mil novecientos sesenta y nueve en la urbe costeña de Guayaquil, a cualquiera se le encrespan los pelos en frente de sus detonantes afirmaciones:


Esta aseveración excepcional ponía en segundo plano la propia existencia de los túneles que, conforme a la opinión de Moricz, eran artificiales: supuestas construcciones de una civilización ignorada que vivía en las supones de la Tierra.


Lo que destacaba en su Acta de descubrimiento no era la naturaleza artificial de esos túneles, sus linteles, techos pulimentados o bien corredores cortados como por un láser, sino más bien la supuesta Biblioteca Metálica.


El misterio solo estaba comenzando.


wiki


"Boca de ingreso a la Gruta de los Tayos"



UBICACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA CUEVA


A una altitud aproximada de ochocientos metros, en una zona montañosa irregular, en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se ubica la entrada “principal”, o bien más bien, la entrada “conocida” al planeta subterráneo de la Gruta de los Tayos.


El acceso consiste en un túnel vertical, una especie de chimenea con unos dos metros de diámetro de boca y sesenta y tres de profundidad. El angustioso descenso - no capaz para cardiacos - se efectúa con un cabo y polea. De allá, un auténtico laberinto se abre al explorador por quilómetros de misterio que se prosiguen sepultando en las profundidades, una senda de galerías y corredores que han de ser recorridos en la más absoluta obscuridad. Las linternas más potentes son nada ante tales espacios en donde una catedral entera podría caber.


Y no exagero.


Como adelantaba líneas atrás, la Gruta es llamada frecuentemente “de los Tayos” debido a que su sistema de cavernas es el hábitat de unas aves nocturnas llamadas Tayos (Steatornis Caripensis), que forman exactamente la misma especie que se ha hallado en otras cavernas de Sudamérica, como por servirnos de un ejemplo, los “guacharos” en Caripe, Venezuela.


El estudio inicial de esta conexión intraterrestre entre especies de aves nocturnas lo abordó detalladamente el sabio alemán Alejandro de Humboldt, en su obra: “Viaje a las Zonas Equinocciales del Nuevo Continente” (mil ochocientos). Es sumamente sospechoso que una misma especie de aves ciegas esté esparcida en diferentes cavernas de Sudamérica.


¿Va a ser que todos aquellos laberintos intraterrestres no son cavernas apartadas y guardan una conexión?


wiki


“Descendiendo por la boca principal”


En las proximidades de la Gruta de los Tayos del Ecuador viven los Shuaras, quienes anteriormente fueron conocidos con el nombre “Jíbaro” - denominación desdeñosa para ellos - conocidos anteriormente por su bravura y el arte de reducir cabezas. Ellos son los primeros exploradores del sistema subterráneo, en tanto que cada mes de abril bajaban a la gruta para robar los huevos e inclusive los polluelos de los Tayos, que son mayores que una paloma.


Y en la mitad de esta faena, los indios cuentan que se encontraron con una serie de sorpresas. La más resaltante, fue indudablemente, el descubrimiento de enormes huellas sobre bloques de piedra que, por sus ángulos rectos y simetría, sugieren un origen artificial. Moricz recogió estos relatos en su visita al oriente ecuatoriano, pudiendo comunicarse sin mayor complejidad con los nativos merced a su dominio del magiar.


Obviamente, Moricz sabía realmente bien a qué blanco apuntar. Desde mil novecientos cincuenta proseguía pacientemente la “pista” que lo podría llevar al reino subterráneo.


Algunas fuentes, aun, lo vinculan con una extraña orden esotérica húngaro-germana, hecho que podría explicar el profundo conocimiento esotérico que esgrimía en sus discutidas entrevistas a los medios de prensa.Fuere como fuere, Moricz estuvo en Perú, Bolivia y Argentina buscando estas entradas ya antes de llegar al Ecuador. En más de una entrevista resaltó lugares como Cusco, el Lago Titicaca y Tierra del Fuego, como los posibles lugares lugar desde el que “se puede descender al reino subterráneo”.


Según él, la Gruta de los Tayos es solo una de las tantas entradas a este planeta perdido, y lo más apabullante: que incluso de este modo, estaríamos hablando de un simple “arañazo” al planeta real de estos seres intraterrestres, que yacen a profundidades bastante difíciles de lograr por el humano.


Pero la cosa no queda allá. Quizás una de las afirmaciones más inquietantes es la existencia de esa presunta biblioteca metálica que mienta en su Acta de descubrimiento. De existir, y siempre y en todo momento bajo el testimonio de Moricz, allá hallaríamos registrada la historia de la humanidad en los últimos doscientos cincuenta años, una cantidad que moviliza a cualquiera.


Un punto a tener en consideración con relación a estas planchas, nos lleva online recta a los extraños objetos que en su instante protegió el padre salesiano Carlo Crespi, en el patio de la Iglesia María Auxiliadora de Cuenca. Los objetos habían sido encontrados por nativos quienes, en acto de afabilidad y gratitud, se los cedieron al padre Crespi para su custodia.


Muchos de estos apreciados objetos - por no decir todos - más tarde fueron robados.


Si el padre Crespi incluso estuviera con vida, tal vez podríamos rastrear el origen preciso de tan misteriosas piezas que parecían ser antiquísimas, mostrando incontrovertibles ideogramas en relieve, una especie de “código de información” o bien “escritura”.


wiki


“El Padre Crespi con los misteriosos objetos que recibió de los indios”


Teniendo en cuenta que estos objetos - muchos de ellos consistían en planchas metálicas, tal y como si fueran de oro y mostrando complejos símbolos - se encontraron en el Ecuador, no era insensato darle por lo menos el beneficio de la duda a la biblioteca metálica descubierta por Moricz en la Gruta de los Tayos.


Todo esto no tardaría en atraer la atención de los cazadores de lo enigmático.



ERICK VON DÄNIKEN Y NEIL ARMSTRONG

Y la cosa se puso color de hormiga. Primero apareció en escena el conocido escritor suizo Erick Von Däniken, quien supo apresar a Moricz a fin de que le diera material fotográfico y la versión oculta de su descubrimiento, hecho que fue espectacularmente explotado en el libro “El Oro de los Dioses” (mil novecientos setenta y cuatro), donde Däniken no solo se limitó a soñar con la V. O bien. de la historia, sino, por si no fuera suficiente, mantuvo haber ingresado mismo a la Gruta de los Tayos - en sus sueños - y haber visto con sus ojos la biblioteca metálica.


El libro fue un bestseller mundial, vendiendo cinco millones de copias y traducido a veinticinco idiomas. Ni un peso para Moricz.


El libro apresó de forma particular al lector europeo - Däniken incluyó fotografías del ArchivoMoricz-Peña Matheus que mostraban el interior de las grutas, y también imágenes de la planchas metálicas del Padre Crespi - y fue como el ingeniero escocés Stanley Hall contacta con Moricz para proponerle una expedición internacional a la Gruta de los Tayos.


Moricz admitió siempre que fuera el Jefe de la Expedición y que ningún objeto hallado en el planeta subterráneo podría ser retirado.


Como era de aguardarse, Hall no admitió la propuesta. De forma inmediata desechó la presencia de Moricz en la Expedición y se comunicó con el Gobierno de Inglaterra. Resultado: En el mes de julio de mil novecientos setenta y seis se haría una expedición Ecuatoriano-Británica, con un intimidante personal militar y científico y, para incorporar la cereza a la torta, la presencia del astronauta de Norteamérica Neil Armstrong (¿?).


Desde entonces, esta no sería la primera incursión del astronauta en un sitio donde “las papas queman”. Recordemos tan solo sus presuntas visitas a Paysandú, Uruguay, debido a la intensa actividad OVNI en la Estancia de la Aurora - popularizada por el escritor brasileiro Trigueirinho.


El mismísimo dueño de la Estancia donde ocurrieron los hechos, Angel Tonna - con quien tuve la ocasión de compartir en su casa de Paysandú en mil novecientos noventa y nueve - recordaba las visitas de Armstrong quien, además de esto, le confió en su estancia de Uruguay que la misión Apolo XI de mil novecientos sesenta y nueve, encaró un supuesto encuentro próximo del tercer tipo en la Luna.


wiki


“Armstrong en la Gruta de los Tayos"


Recientemente, debo agregar, este tema brincó en los medios de Uruguay, puesto que 2 estudiosos consultaron a EE.UU. si verdaderamente Armstrong había visitado el país tras haber estado en la Luna. La contestación fue negativa. Y en consecuencia no existe nada que avale el testimonio de Tonna, quien murió hace pocos años en su Estancia de Paysandú. Una pena, puesto que de estar vivo hubiera sido interesante comprobar de qué pruebas disponía para mantener su aseveración.


Sea como sea, de la visita de Armstrong en Ecuador no se puede dudar, puesto que hay documentos, fotografías, y hasta una declaración a medios de prensa, si bien siempre y en todo momento bajo la testera de “expedición científica”.


Las investigaciones de esta discutida expedición se desarrollaron por treinta y cinco días, instalando un generador de electricidad en el campamento base, a pocos metros de la boca misma de la Gruta, descendiendo diariamente a las profundidades para desarrollar sus “investigaciones geológicas y biológicas”. Conforme el informe final, la comisión de estudiosos concluyó que la Gruta de los Tayos no tenía origen artificial, y que no existían rastros de trabajo humano. Todo lo había hecho la naturaleza...


Aparentemente, la misión era sepultar el misterio de la Gruta.


No obstante, para múltiples estudiosos la conclusión del Informe resultó desconcertante teniendo presente los claros lindeles y bloques de piedra que se pueden localizar en el sistema intraterreno, muy afines a los que encontró, paradójicamente, el mismísimo equipo de arqueólogos de la expedición a mitad de camino entre el campamento base y la unión del río Coangos con el Santiago, ya antes de descender a la Gruta.


Los arqueólogos encontraron un muro megalítico de más o menos cuatro,50 metros de largo por dos con cinco metros de alto, tal y como los que se pueden ver en la galerías subterráneas.


¿Y qué se afirma ante esto?


A fin de cuentas, el Informe de la Expedición echó por tierra el auténtico secreto que yace en la Gruta de los Tayos, mientras que a mitad de todo el jaleo, se llevaban 4 cajas selladas de madera que no dejaron abrir a los shuaras, quienes se sintieron engañados y engañados. En la actualidad recuerdan meridianamente aquel triste episodio.


Los nativos creen que se llevaron “algo” de las grutas...


Y para agregar la cuota curiosa al tema, cuando Neil Amstrong salió del sistema de túneles -donde continuó 3 días- declaró a los medios de prensa que su visita al planeta subterráneo había superado su experiencia en la Luna (!).



¿QUE SE BUSCABA?


Aunque el tufillo del hurto británico es inundante, vacilamos que se hayan llevado las supuestas planchas metálicas. Los guardianes de ese planeta intraterreno no hubieran tolerado que ninguna expedición, por más apertrechada que fuera - la Expedición Británica costó un par de millones de dólares estadounidenses, el doble de inversión en frente de la investigación internacional que se efectuó en el 2002/2003 en las selvas de Manú para encontrar Paititi - ponga los dedos sucios encima de lo sagrado.


A estos recodos del camino, y a la luz de nuestra experiencia de contacto, la biblioteca metálica hallada por Moricz en el planeta intraterrestre guarda esenciales patrones en común con lo que veníamos conociendo.


En mil novecientos setenta y seis, en la primera página de la gaceta de Norteamérica Ancient Skies, apareció un revelador artículo del filólogo hindú Dileep Kumar, quien examinando los símbolos que se muestran en una de las piezas del padre Crespi - una lámina supuestamente de oro, de unos cincuenta y dos cms. de alto, catorce cms. de ancho y cuatro cms. de grosor - concluyó que los ideogramas pertenecían a la clase de escritura Brahmi, usada en el periodo Asokan de la historia de la India, hace unos dos mil trescientos años...


Cuatro años después, el doctor Barry Fell - Maestro de Biología de la Universidad de Harvard - identificaba doce signos de la lámina en cuestión con los propios signos empleados en el Zodiaco. Asimismo debemos mentar que en nuestros conjuntos de contacto es muy conocido que muchos de estos ideogramas son afines a los signos empleados para leer y cantar música gregoriana.


Ello nos llevó a meditar en aquel momento que estos registros no habían sido hechos para ser leídos, sino más bien para ser “cantados”, tal vez con exactamente el mismo efecto de un mantram de poder.


Otro detalle extraño con relación a la Gruta de los Tayos fue su millonaria financiación. ¿Quién puso la pasta?


De pacto al espeleólogo argentino Julio Goyen Aguado - presente en las primeras expediciones a la Gruta de los Tayos, incluyendo la incursión ecuatoriano-británica - la expedición de mil novecientos setenta y seis fue financiada por la Iglesia Mormona, en tanto que las planchas metálicas que citaba Moricz recordaban las propias planchas de oro que recibiese el profeta Joseph Smith de manos del ángel Moroni.

Teniendo presente que leyendas mormonas apuntan a que los convocados registros estarían ocultos en la actualidad en algún sitio de la cordillera de los Andes, es curioso apreciar que la zona donde se sitúa la Gruta de los Tayos se llama “Morona”, afín al nombre del “enviado” que contactase a Smith.


Sea como sea, Aguayo - ya fallecido - sospechaba que Stanley Hall pertenecía a los Servicios Secretos del R. Unido, aparte de ser parte de la masonería inglesa, sumamente interesada en localizar la biblioteca metálica. Neil Armstrong, y recordemos bien esto, asimismo era masón.


El tema de la biblioteca metálica ha atraído a muchos buscadores web, distrayendo a quienes se embarcaban en esta aventura del auténtico secreto del planeta subterráneo.


wiki


Imagen de la expedición británica que muestra detalles


de las posibles construcciones artificiales en los Tayos


Un secreto que va alén de la Biblioteca Metálica. Un secreto que re descubrimos in situ cuando descendimos a ese sistema de túneles en el mes de agosto de dos mil dos.


Continuará...


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 383 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ ARCHIVOS SECRETOS ] > ıllı La Cueva de Los Tallos (wiki)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas