ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Directorio de Archivos Secretos del NWO:

ıllı La Reserva Federal - Banqueros para el Nuevo Orden Mundial (wiki)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı La Reserva Federal - Banqueros para el Nuevo Orden Mundial (wiki) 


wiki
por Jack Kenny
ocho Enero 2014
del Lugar Web TheNewAmerican
traducción de Editorial-Streicher
dieciocho Julio 2015


del Lugar Web Editorial-Streicher


Versión original en ingles


wiki



La Reserva Federal


- Banqueros para el Nuevo Orden Mundial -



(...) Supervisión y trasparencia son exactamente lo que la Reserva Federal no desea, que es la razón por la cual se ha opuesto a la legislación que el ex--Representante Ron Paul (Republicano, Texas) fomentó para hacer que la Reserva Federal fuera auditada por la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO, General Accounting Office).


Dicho proyecto de ley por último fue aprobado por la Casa de Representantes en dos mil doce, mas el Senado no la decretó.


Algunos aspectos de las operaciones de la Reserva Federal han sido de forma regular revisados por la GAO, mas las 3 áreas donde la ley hoy día no deja comprobar son,


El ex--presidente de ella, Bernanke, ha sostenido que las auditorías de aquellas actividades conminarían la independencia del Consejo de la Reserva Federal.


O bien ello podría ser visto como patentiza de qué inescrutable es la Reserva Federal a cualquier repercusión del Congreso respecto a cuántos dólares estadounidenses federales gasta o bien dónde los gasta.


En dos mil ocho, por poner un ejemplo, el Congreso autorizó el gasto de setecientos millones de dólares americanos para salvar a las erradas instituciones financieras estadounidenses bajo el Programa de Ayuda a Recursos en Inconvenientes [TARP - Troubled Assets Relief Program].


Sin embargo, una auditoría hecha por la GAO de las compras TARP hechas por la Reserva Federal mostró que se gastaron dieciseis y doscientos billones de dólares estadounidenses - una cantidad mayor que el Producto Nacional Bárbaro anual estadounidense - para salvar a los bancos en,


EL "MANDATO DUAL"

Creada por una ley del Congreso en Diciembre de mil novecientos trece, la Reserva Federal estaba lista y marchando a mediados del año siguiente, inmediatamente antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial en Europa.


El suministro de dinero, y por lo tanto los costos al consumidor, se duplicaron a lo largo de la guerra para facilitar el financiamiento de los sacrificios de guerra de los Aliados y, por último, los nuestros.


Si bien E.U. era oficialmente neutral, los bancos estadounidenses prestaron miles y miles de millones a Inglaterra y Francia, creando un poderoso interés en U.S.A. por una victoria de los Aliados.


La entrada estadounidense en la guerra en mil novecientos diecisiete asistió a asegurar aquel resultado.


Mientras los primordiales banqueros y fabricantes de armas hicieron enormes fortunas, las cargas de la guerra fueron llevadas por los soldados en los campos de batalla de Europa y por los usuarios que encararon costes más altos por los recursos esenciales.


La "guerra para acabar todas y cada una de las guerras" de Woodrow Wilson fue hecha posible por la gran expansión de la oferta de dinero de la nación.


Pero la Reserva Federal, de hecho, vio mejorada su reputación merced a la guerra, como el economista y escritor Lester Chandler señaló:


La Reserva Federal aún tiene su orden original para preservar el valor del dólar.


wiki


Su éxito en aquella misión puede ser medido por el hecho de que se precisarían veintitres dólares americanos de el día de hoy para adquirir lo que un dólar adquiría en mil novecientos trece. No obstante, el Congreso en mil novecientos setenta y siete creó lo que de manera frecuente es descrito como el "orden dual", agregando la creación de trabajo a las responsabilidades de la Reserva Federal.


Los miembros del Congreso pudieron haber tenido en psique que el dinero que había de ser protegido o bien los trabajos que habían de ser creados fuesen el dólar y los trabajos estadounidenses.


Pero la Reserva Federal tiene una larga historia de actuar de forma contraria a aquella misión.



LA LEALTAD A LONDRES

Inglaterra tras la Primera Guerra Mundial se vio asaltada por la inflación, el resultado ineludible de la guerra.


La inflación había desgastado la moneda estadounidense asimismo, mas no tanto como había arrasado a la Libra esterlina. Y la reserva de oro en U.S.A. era aún grande y en incremento. Los costos más altos de los recursos británicos los hicieron menos competitivos que los productos estadounidenses en los mercados mundiales.


Cuando la libra se desgastó, los costos que la gente en el R. Unido debía abonar por recursos importados subieron todavía más, al paso que los pagos recibidos por sus exportaciones bajaron.


Los poderes bancarios de los dos países inventaron una cura para la consternación británica, y sería a costa de los usuarios estadounidenses.


Benjamin Strong, jefe del Banco de la Reserva Federal de la ciudad de Nueva York, mantuvo usuales asambleas durante los años '20 con Montagu Norman, el gobernante del Banco de Inglaterra.


El Banco de Inglaterra dio a Strong una oficina privada y un secretario a lo largo de sus usuales visitas a Londres.


Los jefes de los bancos centrales de Francia y Alemania eran en ocasiones incluidos en las asambleas, que el biógrafo de Norman, John Hargrave, describió como,


El 1º de Julio de mil novecientos veintisiete, el navío británico Mauretania recaló en la ciudad de Nueva York, con 2 pasajeros significativos a bordo.


Montagu Norman estaba acompañado por Hjalmar Schacht, jefe del Reichsbank alemán.


A ellos se les unió en la ciudad de Nueva York Converses Rist, vice-gobernante del Banque de France. Los 3 conversaron con Strong para charlar de la enclenque situación de la reserva del Banco de Inglaterra.


Como Galbraith narró,


Dicho en palabras simples, la Reserva Federal engendraría la inflación en U.S.A. para hacer que los productos hechos por los estadounidenses fuesen menos competitivos que los de Inglaterra en los mercados mundiales.


Y al bajar las tasas de interés, el banco central animaba a los inversores a tomar prestado el dinero acá a una tasa más baja y también invertirlo donde rindiese un retorno más alto.


Los dólares estadounidenses y el oro fluirían a Londres.


El Banco de la ciudad de Nueva York era el miembro clave del Sistema de la Reserva Federal, debido a la presencia allá de muchos de los primordiales financieros de la nación.


El más poderoso de todos y cada uno de los banqueros era J.P. Morgan Jr., cuyo Imperio financiero estaba arraigado en la ciudad de Londres. Su negocio de familia había sido salvado por el Banco de Inglaterra. Él insistió en que sus asociados menores demostraran una "fidelidad a Inglaterra".


Morgan fue asimismo un miembro sobresaliente en el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR).


Y Benjamin Strong era en buena medida un hombre de Morgan, habiendo sido el jefe de la Banker's Trust Company de Morgan y uno de la doce de hombres que participó en la asamblea segrega realizada en la Isla Jekyll donde fueron incubados los planes para la creación de la Reserva Federal.


Que Strong contribuyó de forma decisiva a llevar adelante un plan para sacar de apuros a Inglaterra a costa de U.S.A., es apenas sorprendente.


Como afirmó Rothbard:


Antes de que sirviese en el consejo de la Compañía J.P. Morgan y después se transformara en el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan era un vencedor atrevido del patrón oro y un crítico usual de las políticas del banco central.


En mil novecientos sesenta y seis escribió sobre la contribución de la Reserva Federal al colapso de la Bolsa de Comercio de mil novecientos veintinueve y la depresión subsecuente:


ARMANDO A ALEMANIA ENTRE LAS GUERRAS

Conforme la depresión se hizo más profunda, conforme la mitología liberal, el Presidente Herbert Hoover se aferró imbécil y desesperadamente a políticas de libre mercado hasta el momento en que Franklin Roosevelt entró y salvó a la nación con el Nuevo Trato [New Deal, su política económica].


De hecho, como Griffin apuntó,


El Nuevo Trato de Roosevelt trajo más de lo mismo.


La Reserva Federal procuró tomar medidas para alentar el desarrollo con infusiones frescas de nuevos dólares estadounidenses, mas una economía cargada por nuevas burocracias y más regulaciones, subvenciones y también impuestos, continuó en una sequía.


No fue sino más bien hasta fines de los años '30 y el inicio de otra guerra en Europa que la industria estadounidense se preparó para una producción de guerra y que la depresión llegó a su final.


La expansión de la oferta de dinero por la parte de la Reserva Federal entre las 2 Guerras Mundiales, no obstante, ocasionó por lo menos un logro significativo. Hizo posible préstamos masivos a naciones inútiles de devolverlos. La reestructuración de los pagos de reparación de Alemania tras la Primera Guerra Mundial bajo el Plan Dawes de mil novecientos veinticuatro había abierto nuevas ocasiones para los banqueros estadounidenses.


En mil novecientos treinta y uno un consorcio de bancos estadounidenses, preocupados por sus inversiones en Alemania, convenció al Gobierno alemán a fin de que admitiera un préstamo de prácticamente quinientos millones de dólares estadounidenses para prevenir una cesación de pagos.


Los dólares americanos estadounidenses prosiguieron fluyendo cara Alemania una vez que el Partido Nacionalsocialista de Hitler subió al poder.


Las nuevas fórmulas concebidas en conferencias sobre deudas en Berlín hicieron más simple para las compañías alemanas tomar prestado de los bancos estadounidenses. De una parte de sus clientes del servicio banqueros, Sullivan y Cromwell, el más grande bufete estadounidense, puso en circulación los primeros bonos estadounidenses emitidos por el enorme productor alemán de acero Krupp A.G.


Cuando Alemania dejó de abonar sus deudas a mitad de camino a lo largo de la década, los inversores estadounidenses perdieron miles y miles de millones de dólares americanos.


Un aspecto del Nuevo Trato de Roosevelt que ha sido en una gran parte olvidado en nuestro tiempo, es que uno de los primeros actos del Presidente Roosevelt en mil novecientos treinta y tres fue prohibir la posesión privada de oro. Los dólares americanos de papel ya no eran redimibles por oro, y lo que la gente tenía de oro era contrabandeado, con la demanda legal de que ello fuera alterado por el papel moneda.


La prohibición no fue levantada sino más bien hasta el 1º de Enero de mil novecientos setenta y cinco, por cuya medida los dólares estadounidenses de papel habían sido desvalorizados hasta el punto de que pocos estadounidenses tenían bastantes de ellos para adquirir una cantidad considerable de oro.


Además, tras más de cuarenta años de su prohibición, la gente estaba habituada a la prohibición del oro y había llegado a meditar en el dinero solo como las Notas de la Reserva Federal (dólares americanos), apoyadas solo por la "completa fe y el crédito de USA".


HACIA UNA NUEVA MONEDA MUNDIAL

Cerca del final de la Segunda Guerra Mundial, setecientos treinta encargados de cuarenta y cuatro naciones pasaron 3 semanas en Julio de mil novecientos cuarenta y cuatro en la Conferencia Monetaria y Financiera de Naciones Unidas llevada a cabo en Bretton Woods, en New Hampshire, U.S.A..


Los financieros y los políticos que asistieron a la Conferencia coincidieron reglas y procedimientos para regular el sistema monetario internacional y crearon 2 nuevas agencias de Naciones Unidas:


Los encargados asimismo estuvieron conforme en sostener un género de cambio unificado acoplando sus divisas al dólar.


El pacto se transformó en el paso inicial en un esmero todavía en curso para crear un solo dinero para un gobierno mundial. El FMI y el Banco Mundial, escribió James Perloff en Las Sombras del Poder, habían sido propuestos años ya antes por el Conjunto Financiero y Económico del Consejo de Relaciones Exteriores.


Perloff apuntó la observación del autor británico A.K. Chesterton de que las nuevas agencias,


El economista socialista John Maynard Keynes de Inglaterra, una figura primordial en la conferencia, planteó una moneda mundial, mas la idea fue rechazada en ese entonces.


El quince de Agosto de mil novecientos setenta y uno el Presidente Richard Nixon cerró la "ventana del oro" al planeta, declarando que los dólares americanos estadounidenses tenidos en el extranjero ya no serían cambiables por oro.


Esto hizo del dólar un dinero plenamente creado de la nada, y acabó ciertamente con el sistema creado en Bretton Woods. Mas una sola divisa mundial ha seguido siendo un propósito en un largo plazo de los planificadores económicos mundiales.


Johannes Witteveen, un ex--jefe del FMI, afirmó en mil novecientos setenta y cinco que dicho organismo debería llegar a transformarse en,


En la edición del otoño de mil novecientos ochenta y cuatro de la publicación insignia del CFR, Foreign Affairs, Richard N. Cooper escribió:


Cooper, que había sido el subsecretario de Estado para temas económicos en la administración de Carter, reconoció que el público estadounidense seguramente no admitiría la idea de que los países con regímenes autocráticos opresivos debiesen tener algo que ver en la determinación de las condiciones monetarias de E.U..


Pero quizás con el tiempo los estadounidenses podrían vencer su inquina a la autocracia y la opresión.


La idea de una divisa mundial fue aun apoyada en los años '80 por el icono conservador Ronald Reagan.


En una cima económica efectuada en Williamsburg, Virginia, en mil novecientos ochenta y tres, Reagan declaró:


Un rasgo esencial de la soberanía nacional es la capacidad de una nación para supervisar su dinero.


Una moneda mundial golpearía en el núcleo de aquella soberanía, como deben saberlo los Estados miembros de la UE, y como el ex--gobernante del Consejo de la Reserva FederalMariner Eccles afirmó hace mucho:


En mil novecientos treinta y nueve, un señalado letrado estadounidense y miembro creador del Consejo de Relaciones Exteriores expreso el deseo del,


Mirando aquella declaración, uno podría meditar que procedió de un apasionado liberal, si no de un marxista absoluto.


Pero esto fue dicho por un hombre que se hizo conocido como un anti-marxista que respiraba fuego, a lo largo de su periodo como ministro de Temas Exteriores en los años '50, nada más y nada menos que John Foster Dulles.


El miembro del CFR Zbigniew Brzezinski, que llegaría a transformarse en el consejero de seguridad nacional del miembro del CFR y Presidente estadounidense Jimmy Carter, escribió en 1970:


LA "CONVERGENCIA DE VALORES"

Tal vez la "convergencia de valores" aguardada por Cooper estuvo marchando en los peldaños superiores del Gobierno y las finanzas estadounidenses a lo largo de la mayoría de la Guerra Fría, cuando se dieron enormes zancadas para reducir, si no quitar, aquella,


Como Griffin observó en La Criatura de la Isla Jekyll,


Dos de las más grandes plantas de camiones del planeta, por poner un ejemplo, las plantas Kama River y Zil, estaban generando camiones, transportes blindados para personal, y portadores de misiles, en la Unión Soviética a lo largo de la guerra de Vietnam.


El cuarenta y cinco por ciento del dinero para el proyecto llegaba en la manera de un préstamo del estadounidense Export-Import Bank (Eximbank), una agencia del Gobierno federal. Otro cuarenta y cinco por ciento procedió del Chase Manhattan Bank de David Rockefeller, dejando solo el diez por ciento para ser financiado por los soviéticos mismos.


El Banco Export-Import estaba entonces bajo la dirección de William Casey.


PRESTÁNDOLE AL ENEMIGO

En su libro El Mejor Oponente que el Dinero Puede Adquirir (The Best Enemy Money Cánido Buy), el economista y también historiador Antony Sutton apuntó que las armas y los sistemas de transporte utilizados para matar estadounidenses en Corea y Vietnam fueron construidos con préstamos, subvenciones y trasferencias de tecnología desde U.S.A..


Dirigiéndose al curso que se graduaba en Annapolis en mil novecientos ochenta y tres, John Lehman, en ese entonces secretario de Marina, dijo:


Hoy los combatientes estadounidenses se están encarando a luchadores talibanes armados con armas suministradas por E.U. cuando los talibanes luchaban contra la Unión Soviética.


Como nuestra nación gasta tanto o bien prácticamente tanto en sus militares como el resto de las naciones del planeta juntas, la continua expansión del suministro de dinero por la Reserva Federal torna posible para U.S.A. proseguir sosteniendo bases y compromisos militares por todo el planeta, supuestamente para sostener seguros a U.S.A. y a nuestros aliados.


Sin embargo, existe asimismo una conciencia creciente de la amenaza que representa para nuestra economía nacional una deuda pública de más o menos diecisiete billones de dólares estadounidenses.


Hace un par de años, el almirante Mike Mullen, presidente del Estado Mayor Conjunto, reconoció aquella amenaza.


Queda por verse si el pueblo estadounidenses va a estar suficientemente despierto para quitar aquella amenaza antes que los banqueros y los planificadores del Nuevo Orden Mundial supriman la soberanía de nuestra nación.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 69 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ ARCHIVOS SECRETOS ] > ıllı La Reserva Federal - Banqueros para el Nuevo Orden Mundial (wiki)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas