ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Directorio de Archivos Secretos del NWO:

ıllı La Subida y La Caída del Rey Arturo (wiki)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı La Subida y La Caída del Rey Arturo (wiki) 


wiki
por Amitakh Stanford
catorce Agosto 2008


del lugar Web XeeATwelve


traducción de Adela Kaufmann
versión original



Las leyendas y mitos que rodean al rey Arturo y a Camelot son abundantes, variados, sorprendentes y, parcialmente algunos.


Con el correr del tiempo, la historia de Arturo y Camelot se desarrolló en una fábula fabulosa, con todo género de invenciones fabulosas entretejidas en la trama de hechos. Lo que queda es una historia muy distorsionada, tan velada en el misterio y anubarrada con la ficción, que muchos han ponderado razonablemente si Arturo y Camelot existieron alguna vez.


Los historiadores han sido excepcionalmente afables con Arturo, hay una extensa aceptación de él y muchos lo han elevado a un estatus divino por fallo, le acreditan con altruismo, justicia, mística, peculiaridades mágicas, soñadoras y espirituales. No obstante, era, en verdad, un rey de Inglaterra y un conquistador.


Él expandió su reino en un enorme imperio en torno a Camelot - y mismo dezmó el reino.


Primero, voy a descartar ciertos mitos absurdos que le rodean. No tenía un auténtico poder clarividente - era una persona muy de psique-física. El confiaba en lo que podía tocar y ver. Era una persona muy orientada a los 5 sentido, que en buena medida vacilaba de las cosas esotéricas y era un tremendo incrédulo en lo referente a acontencimientos sobrenaturales.


El escepticismo de Arturo fue sacudido cuando conoció a Merlín, quien le enseñó muchos temas esotéricos. No obstante, Arturo carecía de experiencia interior y de las conexiones con lo divino que Merlín tenía.


En otras palabras, Arturo debió tomar el tema esotérico a través de la fe, pues tenía limitadas experiencias de primera mano con las cosas espirituales.


Por lo tanto, , en último término, carecía de fuerza interior y se apoyó en buena medida en Merlín. Esto lo hizo frágil, y su fe de manera fácil podía ser sacudida. Por más que Merlín le mostró, sin la psique interior, Arturo no pudo mantenerlo. Arturo tenía envidia de los poderes espirituales de Merlín, mas fue ventajista y reconoció las ventajas que podían conseguirse de consejos de Merlín y la asistencia de múltiples cosas, incluyendo cuestiones políticas, militares y otros temas personales.


Así, Merlín se transformó en un esencial consultor en Camelot.


Debido al enorme escepticismo de Arturo, jamás habría llevado a cabo algo remotamente similar a la busca de un Santo Grial o bien una busca espiritual. Era muy físicamente orientado cara el empleo de la fuerza salvaje para tomar lo que podía. Con la guía de Merlín, Arturo se transformó en un conquistador ventajista que edificó su imperio soñado.


Arturo tuvo instantes de aspirar a la busca espiritual, mas carecía de la fuerza interior y la disciplina para perseverar. Por tanto, era frágil a las distracciones y tentaciones externas, lo que le impidió despertar.


Arturo jamás sacó una espada de una piedra, pese a la extensa aceptación de este fabuloso percance. "Excalibur" es simbólica – representa a Gwenevere - que se unió a Arturo en un matrimonio pre-arreglado. Cuando Arturo tuvo a Gwenevere a su lado, su poder aumentó sensiblemente. Gwenevere fue una "encarnación" de la Madre Divina. Asistió a Arturo y lo bañó con el Divino Amor, del mismo modo que lo hicieron Merlín y Lancelot.


Merlín y Lancelot fueron 2 aspectos de la Madre Divina, que estaban en la Tierra para asistir a Arturo a salirse de la mira de la Obscuridad. Arturo tenía otro amigo que asimismo era un aspecto de la Madre Divina, apodado "Thomas", quien le asistió de muchas formas y le aplaudía cuando se sentía deprimido y bajo.


Por otra parte, el primo de Lancelot, Benevere, asimismo se hizo amigo de Arturo. Jamás ya antes absolutamente nadie había tenido un núcleo de aspectos divinos de la Madre rodeándolo.


Merlín estuvo con Arturo al medrar su reino en tamaño y poder. Sus súbditos se sentían orgullosos de formar parte de este imperio famosísimo y fueron excepcionalmente fieles a él. La convocatoria de este creciente imperio cruzó el Canal Inglés y atrajo a muchos caballeros del continente europeo a ser parte de este glorioso sacrificio.


Algunos se sintieron atraídos por la ambición, al paso que otros llegaron por razones altruistas y espirituales.


Con la llegada de los caballeros extranjeros, la fama de Arturo medró a lo largo y ancho. Lancelot fue guiado espiritualmente a dejar su patria para unirse a Arturo y transformarse en miembro de lo que entonces fue conocido como los Caballeros de la Mesa Redonda. Lancelot era un príncipe por derecho propio, que escogió servir a Arturo por razones espirituales.


Lancelot fue en buena medida un solitario, que tenía pocos amigos de veras en Inglaterra. Benevere y Merlín se hallaban entre sus compañeros más próximos en los primeros días de Camelot. Lancelot era tan diferente del resto que en un inicio fue condenado al ostracismo por la mayor parte de los caballeros, que eran, en su mayor parte, hedonistas.


Lancelot tenía una dulzura en él y procuraba la pureza espiritual, que amedrenta y incordiaba a muchos. No obstante, su valor en la batalla le valió el respeto de Arturo, que por último lo transformó en el primer caballero de la Mesa Redonda. Esto condujo a su aceptación por la parte de muchos de los caballeros.


Merlín le aconseja Arturo solicitar la mano de Gwenevere, una princesa extranjera. Un matrimonio con ella se negoció y se pre-acordó. Arturo mandó una expedición dirigida por Lancelot y Benevere traer a Gwenevere a Camelot para la boda.


Cuando Lancelot vio por vez primera Gwenevere, fue estremecido por su presencia y se quedó atónito pues la reconoció como la mujer de sus visiones, sobre los años. Estaba con el corazón roto pues siempre y en toda circunstancia había amado a la mujer en sus visiones, y pensaba que iba a ser llevado a ella cualquier día, y que se casaría con ella.


En su sitio, se percató de que iba a ser la reina de Arturo, y prometió aplicadamente servicio fiel a ella y a Arturo, pese a que rompió su corazón y jamás dejó de quererla.


Gwenevere llegó a Camelot con sentimientos contrarios. Echaba de menos a sus progenitores y a su patria, y temía por el futuro, por el hecho de que a intuía que habría revueltas y traiciones en su nueva vida. Gwenevere amaba a su madre y a su "padre" a lo largo de un buen tiempo muy caramente. Se casó con Arturo por órdenes de sus progenitores, quienes sabían que el matrimonio favorecería a su nación.


Acompañado por sus más próximas damas de honor, Gwenevere se dirigió a Camelot con las escoltas de Arturo. Cuando llegó, se conmovió al localizar Camelot todavía más glorioso que las historias que había oído de ella.


Aunque Arturo se sintió atraído por Gwenevere, fue inútil de reconocer su Energía Divina. Merlín tenía la esperanza de que Arturo reconocería esto a tiempo, mas jamás lo hizo. Por tanto, trató a Excalibur como a cualquier otra persona común.


La vida en Camelot era un reto para Gwenevere, con fugaces instantes de dicha intercalados con mucha tristeza. La medio-hermana de Arturo, Morgana, manejaba el castillo tal y como si fuera suyo. Arturo estimulaba esto por el hecho de que antes que se casase con Gwenevere, Morgana había sido una madre para su hijo ilícito, Mordred, que fue criado en el castillo como un potencial príncipe. Esto ocasionó una tensión incorrecta entre Gwenevere y Arturo.


Después de la boda, Morgana prosiguió como amante de Arturo, mas más prudentemente, en ocasiones. Ella siempre y en todo momento estaba en competencia con Gwenevere y se sentía insegura por el hecho de que era considerablemente mayor que Gwenevere. Además de esto, todo el planeta estaba enamorado de la belleza y la bondad de Gwenevere, lo que encolerizó a Morgana.


Arturo defendió siempre y en toda circunstancia a Morgana toda vez que Gwenevere expresase su preocupación por ella. Morgana era una intrusa intrigante, manipuladora, de 2 caras, en el castillo. Siempre y en todo momento estaba preocupada pues Gwenevere podría dar a luz a un hijo varón, que desplazaría a Mordred en la línea real.


Arturo tenía debilidad por las mujeres. Precisaba muchas parejas diferentes para satisfacer su ego. A lo largo de un tiempo tras casarse con Gwenevere, se detuvo de su fiesta, mas pronto empezó otra vez. Los caballeros y otros sabían sobre su infidelidad. A Morgana no le importaba por el hecho de que le encajaba en su esquema de poner a Mordred en el trono.


Mordred era lascivo y ambicioso. Tenía planes sobre todo cuanto tenía Arturo, incluyendo a Gwenevere. Un día, estaba enojado con su padre, con lo que violó a Gwenevere. Este terrible acto quedó impune.


A pesar de que había sido un matrimonio pre-concertado (que era común en esos días), Gwenevere hizo todo lo que es posible como esposa y reina de Arturo y de su nuevo país adoptado. Si bien Arturo parecía quererla y admiraba sus cualidades, pronto fue influido por Morgana, Mordred y sus maquinadores.


Merlín incitó a Gwenevere, Lancelot, Arturo y Benevere a trabajar juntos como un equipo. Ellos 4 estaban cerca de Merlín en sus caminos. Formaron un círculo exclusivo de amigos. Merlín tenía la esperanza de que Gwenevere sería la catalizadora para asistir a Arturo a salirse de la ciénaga en la que la Obscuridad le había sumido.


Esotéricamente hablando, Gwenevere, Lancelot, Benevere y Merlín trabajaban juntos para intentar asistir a Arturo. Ellos 4, con la ayuda de Thomas, vertieron amor en Arturo para asistirle a superar la Obscuridad.


Gwenevere dio a luz a 2 hijos gemelos de Arturo. Morgana había previsto matar al recién nacido si era un varón. Para su aflicción, había 2 gemelos varones, lo que complicó todavía más deshacerse de ellos. Morgana ordenó a la enfermera matar en secreto a los gemelos y decirle a Gwenevere que los gemelos habían fallecido. Arturo estaba ausente en batalla en el instante del nacimiento de los gemelos y también ignoraba el complot para matarlos.


La enfermera se apiadó de los gemelos y expuso su vida para salvarlos, escondiéndolos en hogares de guarda, separadamente, mas condujo a Gwenevere, Arturo y Morgana a pensar que los dos estaban fallecidos.


La aparente pérdida de los gemelos ocasionó gran dolor y considerablemente más inconvenientes en el matrimonio, que, así como la insistencia de Morgana, Mordred y otros, con el tiempo, dio sitio a una brecha entre Gwenevere y Arturo.


Arturo tenía poder y fama mundana, lo que atrajo muchas tentaciones y oponentes. Cedió a las tentaciónes, y se entregó a un comportamiento mujeriego. Cayó con la gente equivocada, que fueron conminados por su reina y su amistad con Merlín y Lancelot. Ellos conspiraron contra Gwenevere, Lancelot y Merlín propagando calumnias sobre ellos para ponerlos en duda frente a los ojos de Arturo.


Arturo no era siendo consciente de que los diablos estaban conspirando contra él, y no podía ver por medio de sus halagos hipócritas y fraudes. En último término, Arturo decidió opinar a los desalmados y rehusar sus auténticos amigos, que lo amaban sin segundas pretensiones. Esto llevó por último a la caída de Arturo y al colapso de su reino.


Arturo escuchó las patrañas de sus supuestos amigos y llegó a pensar que Gwenevere y Lancelot eran amantes y que Merlín no estaba de su lado tampoco. La psique de Arturo fue "envenenada" por los maquinadores del mal, y pronto se puso recelosa de Lancelot, enojado con Gwenevere, y incierto de Merlín. Su amor sensible hacia ellos se transformó en odio.


Arturo llegó a ser tan consumido por los celos, la ira, las dudas y el odio que comenzó a conspirar contra los 3. Ya antes, de decretar Arturo sus planes para castigar a Gwenevere y Lancelot, Morgana mató a Merlín con veneno para sacarlo del camino.


Arturo se sintió estimulado por los partidarios de Mordred para enmarcar a Gwenevere y Lancelot, y fue concebido una complot para hacer pensar que eran amantes.Pese a que Gwenevere sabía lo mucho que Lancelot la amaba, jamás cruzaron la línea. Pese a que Gwenevere amó a Lancelot, se sostuvo leal a Arturo mientras que fue la reina de Camelot.


Gwenevere fue detenida, mas Lancelot se escapó de la mafia maquinadora.


Después del arresto, Arturo se burló de Gwenevere, y en reiteradas ocasiones le dijo:


Arturo festejó un juicio y declaró culpable de traición a Gwenevere, ordenando quemarla en la fogata.


Algunos han dicho que Arturo estaba atrapado por su ordenamiento jurídico y que fue obligado a continuar el ejemplo riguroso de la ley y abrasar a la reina. No obstante, siendo el rey, Arturo podría haber perdonado a la reina, sobre todo pues Gwenevere era inocente de los cargos. Arturo estableció la data de ejecución de múltiples días tras la condena, en un intento de apresar a Lancelot, de quien sospechaba que podría intentar salvar a Gwenevere.


El sitio de la ejecución era un hervidero de guardas armados, que se hicieron pasar por espectadores ordinarios para intentar hacer pensar que sería simple salvar a la reina de la pira. La trampa para Lancelot fue establecida.


Arturo, Mordred y Morgana habían subestimado con seriedad el número de personas en el reino que verdaderamente amaban a Gwenevere, o bien en caso contrario habrían tenido más guardas en el sitio de la ejecución.


Cuando Lancelot empezó organizar un conjunto de rescate, aun se sorprendió por la manera en la que muchos caballeros fieles a Gwenevere se dieron a conocer. Debido al amor eterno y la fidelidad de tantos caballeros, Lancelot fue capaz de reunir un enorme equipo de rescate que superaba sobradamente a los guardas de Arturo.


Nadie en el castillo había adelantado el tamaño del conjunto de rescate. El cazador estaba a puntito de transformarse en la presa. El equipo de rescate tomó por ataque las puertas del castillo y llegó al patio donde Gwenevere estaba atada a una estaca.


Cuando Arturo oyó los cascos del enorme ejército acercándose, gritó:


Una violenta y sanguinolenta batalla empezó. Absolutamente nadie se atrevía a encender la fogata bajo esas circunstancias.


Arturo estaba tan consumido con la ira y el odio que sujetó una antorcha y corrió cara la fogata para encenderla por sí solo. Lancelot cayó sobre Arturo, chocando con él y los 2 cayeron al suelo. Los dos sacaron espada y se generó una lucha fiero. Arturo se percató de que todo estaba perdido y escapó en temor.


Aunque Lancelot tuvo muchas ganas de correr y correr tras Arturo y terminar con él, en su sitio soltó a Gwenevere de las ataduras y los 2 galopearon a la seguridad.


El reino de Arturo padeció un duro golpe a lo largo del rescate y se dividió por siempre desde entonces. Cuando perdió el Excalibur, fue anegado absolutamente por el mal y por los partidarios de Mordred. Benevere y Thomas lamentaron hasta qué punto había caído Arturo. Thomas vertió muchas lágrimas de tristeza y decepción por los hechos de Arturo y por su caída en la trampa del Mal.


Arturo jamás aceptó la responsabilidad por sus acciones que condujeron a la rotura en su reino, a pesares de ser un activo maquinador en la preparación y tentativas de homicidios de Gwenevere y Lancelot.


Gwenevere y Lancelot movieron sus fuerzas a un retiro y, ocasionalmente expresaron su amor mutuo. Tras estar juntos a lo largo de unos un par de años, Gwenevere llevaba hijo de Lancelot, del que los dos no estaban conscientes. Debido a la dificultad de la situación, Gwenevere y Lancelot se percataron de que deberían batallar contra Arturo o bien separarse.


A regañadientes admitieron que tendrían de separarse en vez de destruir lo que quedaba del reino de Arturo, si bien fue muy doloroso para los dos. Gwenevere se fue a vivir a un convento. Ella y Lancelot planeaban verse antes que partiese cara Francia.


Lancelot fue donde Arturo y le afirmó que Gwenevere vivía en un convento y que se negaba ver de nuevo Arturo, y que Lancelot estaría retornando a Francia. No obstante, dio un ultimátum Arturo de que si alguna vez se le hiciese daño a Gwenevere, levantaría un ejército en su nombre y asaltaría a toda Inglaterra. Arturo se dio cuenta de la gravedad de la situación, y sabía que Lancelot podría sencillamente levantar un ejército representando a Gwenevere, que se tomaría su reino en crisis.


Arturo, en su problema, acordó a estos términos, mas añadió la condición de que Lancelot saliese de manera inmediata de Inglaterra, sin ponerse de nuevo en contacto con Gwenevere.


Lancelot mandó a un mensajero de confianza a Gwenevere con los términos de la tregua, mas el mensaje jamás llegó. Sin el conocimiento de Lancelot, el mensajero fue asesinado en su camino cara el convento. Lancelot accedió muy a duras penas a la demanda de Arturo, de no ponerse en contacto con Gwenevere nuevamente, para sostenerla a salvo, y los 2 jamás tuvieron una ocasión de decirse "adiós".


Aunque el reino de Arturo se estaba desmoronando, deseó aferrarse a sus remantentes.


Por lo tanto, se cercioró de que ningún daño le viniese a Gwenevere para el resto de su vida. Para entonces, sin Excalibur, Merlín, Lancelot y otros que verdaderamente lo amaban, sus contrincantes se hicieron cada vez más y más valientes, y lucharon contra Arturo por el poder y su reino.


Gwenevere pronto se dio cuenta que llevaba bebé de Lancelot y más tarde dio a luz a a su hijo, Jeffery.


Gwenevere sostuvo el conocimiento de la existencia de Jeffery en secreto para resguardarlo de Morgana, que había conspirado para matar a su hijos gemelos. Por consiguiente, Jeffery fue en secreto entregado a una afable pareja de confianza, que eran hermano y hermana.


Ellos criaron a Jeffery en un hogar lleno de amor en el campo. Lancelot continuó solo en Francia y fue extraño al nacimiento de Jeffery. Muchos años después, una vez que el pequeño medró, se le afirmó quienes eran sus progenitores.Para entonces, Gwenevere había fallecido. Jeffery inmediato visitó a su padre en Francia, para gran alegría y sorpresa de Lancelot. Por último, padre y también hijo estaban unidos.


La historia esotérica de Camelot es considerablemente más profunda que la historia física de exactamente la misma. Se trata del rescate de los Verdaderos-seres-de-Luz atrapados y de la batalla entre la Luz y la Obscuridad.


Tristemente, muchos se han perdido en la Obscuridad.


La batalla para separar a la Luz de la Obscuridad sigue hasta nuestros días, mas la supresión terminante de todos y cada uno de los viables Verdaderos- seres-de-Luz de la Obscuridad pronto va a ser conseguido. Todos los que se aferran a su Voluntad Divina pueden resistir la Obscuridad hasta el momento en que se recobran y se retornen a salvo a su Auténtico-Hogar-de-Luz.


El feliz día de la libertad de la Obscuridad se está acercando velozmente.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 52 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ ARCHIVOS SECRETOS ] > ıllı La Subida y La Caída del Rey Arturo (wiki)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas