ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Lisardo Novillo Saravia wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Lisardo Novillo Saravia wiki: historia, libros y películas. 


Fue Letrado, Político, Catedrático, Decano de la Universidad Nacional de Córdoba y Rector de la Universidad Nacional de Córdoba. No solo lo atrajo la Cátedra Universitaria, sino más bien la enseñanza a nivel terciario y secundario. Sus clases de Historia de la Literatura De España en la Escuela Normal de Profesores, y de Castellano en las salas Monserratenses, dejaron huellas perdurables en el recuerdo de sus pupilos. Directivo del diario "Los Principios" (mil novecientos doce-mil novecientos quince). Usual Constituyente de la Convención Reformadora de mil novecientos veintitres. Presidente del Instituto de Abogados de Córdoba (mil novecientos treinta y uno-mil novecientos treinta y tres), y años después se lo designaría Primer presidente de la Flota Aérea Mercante Argentina. En lo que hace a su actividad espiritual, fue Presidente y reelecto en múltiples periodos de la Junta Diocesana como de la Arquidiocesana de la Acción Católica Argentina. En ocasión del Congreso Eucarístico Internacional de mil novecientos treinta y siete, efectuado en Asunción del Paraguay, sería designado por su Santidad Pio XII, adjunto civil de legado pontificio. Lleva su nombre un espacio público en Argüello, Córdoba, a poquísimos metros de donde tenía su finca de veraneo, y una calle en distrito Iponá, Córdoba. Lisardo Novillo Saravia perteneció al conjunto nacionalistacatólico-hispanista que tuvo esencial repercusión en la Revolución del cuarenta y tres. En mil novecientos cuarenta y tres fue Rector interventor de la Universidad Nacional de Córdoba designado por Gustavo Martínez Zuviría cuando se desempeñaba como Ministro de Justicia y también Instrucción Pública, bajo la presidencia de hecho de Pedro Pablo Ramírez (mil novecientos cuarenta y tres-mil novecientos cuarenta y cuatro).


En mil novecientos veintitres fue escogido usual constituyente para reformar la constitución de la Provincia de Córdoba. En la ocasión desarrolló una defensa categórica de la libertad de enseñanza en coordinación con educación cristiana y/o capacitación ética para quienes sus progenitores optaren por prescindir de la educación religiosa. En estos términos comenzaba sus conceptos:


He aguardado, señor presidente, que al debatirse la cuestión de la enseñanza laica, no se hiciese una discusión de carácter religioso; la religión pertenece al fuero interior de la conciencia y no debe llegar a ella, que es la suprema serenidad del espíritu, la impugnación de los que no tienen credo. Legislar para la escuela es legislar sobre la renovación social, sobre el futuro de la sociedad; de allá la necesidad de hacer un discute más elevado, de más proyecciones, de indicar reglas esenciales para el gobierno y el desarrollo del estado... Pasteur hoy día al percibir el Homenaje de la Humanidad Civilizada, ha probado que no hay incompatibilidad entre la religión y la ciencia...


Cuando se discutía entonces el rol del estado en la educación, conforme consta en el libro de sesiones de la Convención Constituyente, y con una sociedad que en esos tiempos tenía sus ojos puestos en Europa, afirmaba en una de sus tantas intervenciones:


Ya es tiempo de que nos persuadamos frente a la realidad dolorosa de los últimos sucesos (la Primera Guerra) y del estado actual de los pueblos que la civilización naturalista del siglo XIX los ha defraudado en sus promesas más aduladoras y trascendentales. Los tiempos han alterado y el día de hoy, una fuerte corriente espiritualista y religiosa agita los espíritus y


sacudiendo la conciencia y responsabilidad de los hombres líderes nos apuntan nuevos rumbos.


Mussolini el hombre épico de los tiempos contemporáneos como se le ha llamado, este excepcional conductor de multitudes, ha hablado bien claro y bien alto a fin de que le oigan Italia y el planeta entero. 'La gran experiencia de la posguerra, ha dicho, apunta la derrota del liberalismo; los hombres de en nuestros días están cansados de la libertad, han tenido una orgía de libertad y esta ya no es la severa y casta doncella por quien las generaciones de la primera mitad del pasado siglo han muerto'. Mussolini asevera con las palabras y los hechos que se precisan ahora otras palabras de orden, cuales son las de jerarquía y disciplina. Mussolini ha restituido el Cristo en las escuelas y se dispone con la cooperación de su ministro de instrucción pública, el maestro Gentile, a restaurar la enseñanza de la religión Católica en las escuelas del Reino, persuadido de la eficiencia y necesidad para la capacitación del espíritu del hombre ... No es una inspiración del instante, por el hecho de que una reforma de esta naturaleza estaba latente en el espíritu público de Italia....(Los hombres de Europa) han descuidado las viejas doctrinas contrarias a la religión, persuadidos de que únicamente los principios morales y religiosos pueden dar al hombre y a las sociedades la paz y el bienestar de que tanto se anhela, solventando la dolorosa situación por el hecho de que atraviesa Europa.


Cuestionado por los Sres. usuales socialistas, sobre los altos niveles de analfabetismo relativo en ese entonces de Italia con respecto a el resto países europeos, entonces Novillo Saravia razonaba:


(Esa situación) se explica realmente bien por el monopolio de la enseñanza por la parte del Estado y la prosecución a la escuela privada. Benedetto Croce, exactamente hizo apreciar la decadencia y atraso de la escuela pública y la necesidad de levantarla y darle vida con la noble competencia de la escuela privada... que la escuela privada contribuya con el amor y consagración con que enseñan los maestros católicos, a levantar el nivel intelectual y ética del pueblo.


Lo que planteaba para la Provincia de Córdoba, era un sistema cultural llamado de libertad subsidiada, con la coexistencia de la escuela fiscal y la escuela religiosa, donde en función de ese subsidio, los hijos de progenitores pobres que optaran por la educación religiosa, cuenten con posibilidades materiales de acceder a exactamente la misma.


La escuela religiosa como en la fiscal, en un término de igualdad, forman de manera conjunta el sistema cultural del Estado, de tal manera que los exámenes, promociones y certificados, tienen igual valor, cualquiera sea el origen de la escuela que se lo toma o bien los acuerda.En Holanda ocurre esto, no solo en la escuela primaria sino más bien asimismo en la normal; y este país es el que primero ha implantado este sistema, es el que tiene el excepcional porcentaje de solo un iletrado por cada mil habitantes.



Efectuó asimismo analogías con otros países que habían adoptado un sistema afín al triunfante holandés, como Inglaterra, sobre el que efectuaba la próxima explicación:


En Inglaterra la enseñanza estatal estaba organizada por el Foster Bill de 1870; mas en mil novecientos dos se dictó la Education Act, considerada como la Carta Magna de la educación pública. La libertad de educar, la protección a la escuela privada y la enseñanza de la religión, están allá extensamente garantidas. Mas el sistema de repartición proporcional escolar o bien de libertad subsidiada, no únicamente rige en estas naciones sino ha sido incorporado al derecho internacional público de Europa....



Para la celebración del centenario de su nacimiento, el diez de agosto de mil novecientos ochenta y dos la Universidad Nacional de Córdoba hizo un Acto Académico en su homenaje, ocasión en la que su rector y asimismo reconocido historiador, el Doctor Carlos Luque Colombres, pronunciara un alegato en el que sintetizara la vida, trayectoria y virilidad de bien del doctor Lisardo Novillo Saravia. Se reproducen ahora ciertos fragmentos de la cita:


Córdoba, diez de agosto de mil novecientos ochenta y dos.


Aquella divisa tomada de los hechos de los Apóstoles que ostenta el escudo de la Universidad Nacional de Córdoba desde los primeros tiempos del siglo XVII – ut portet nomen meum coram gentibus – que es un orden, una consigna, un deber para quienes egresaban y egresan de sus salas, fue obedecida y cumplida en totalidad por el Doctor Lisardo Novillo Saravia….


No desearía que estas palabras con que abro el Acto Académico preparado en homenaje a su memoria fuesen tomadas como recurso literario, para ornamentar la elocución o bien para decorar la personalidad del doctor Novillo Saravia, que no precisa ni tan siquiera de adjetivos: por el hecho de que la sola mención de su nombre o bien de su hoja de servicios, habla por sí en términos sustantivos. Y si alguna necesidad tenemos de exhibir la amedrentad de su espíritu y proseguir el recorrido de su pensamiento y de su acción, ello obedece al hecho de que las nuevas generaciones que no alcanzaron a conocer al doctor Novillo Saravia han menester del ejemplo de quien trazó durante sus años una línea de conducta inmutable, orientada por el bien, la verdad y la justicia.


Pertenecía por vía paterna a antiquísima familia cordobesa; mas vio la luz en Ojo de Agua, Santiago del Estero, donde radicase uno de sus pasados, dueño de fincas ubicadas en el Departamento Río Seco. Exactamente, en esas latitudes se encontraba la Merced del Carmen, histórica heredad del Coronel salteño Doctor Mateo de Saravia y Jáuregui, su bisabuelo materno, letrado de las Reales Audiencias de Charcas y Buenos Aires.


Así fue de qué forma, por conjunción de semejantes circunstancias, nacería Don Lisardo en tal Villa Santiagueña, tan inmediata a nuestra Provincia, un veinticuatro de julio de hace 100 años. (el 24/07/1882)Duras demandas en su primera edad, trascurrida en tiempos de la horrible crisis que estresó al país, actuaron a forma de reto, de incitaciones, que supo contestar con abnegación y dignidad, como lo imponía la hidalguía de su estirpe…..


Trasladado a Córdoba para continuarse sus estudios, cursó el Bachillerato como escolar del Monserrat. Y después, su natural inclinación por el orden y la justicia lo llevó a emplear sus talentos en los claustros de la Capacitad de Derecho, donde consiguió el Título de Letrado y se graduó de Doctor.


Como estudiante universitario le había tocado vivir las transformaciones acontecidas en Córdoba y el país todo por la Generación del ochenta, y asimismo por la integración de nuevas corrientes de ideas que tuvieron la virtud de afianzar, como contestación a este otro reto, su arraigada capacitación espiritual y sus básicos esquemas ideales.


Fue entonces cuando su personalidad empezó a adquirir los perfiles que lo definieron como hombre de convicciones esenciales, firmes, inconmovibles, respetado por la autenticidad de su credo y admirado por la bravura con que lo sostenía: respeto y admiración que procedían todavía de quienes no compartían su ideología y creencias, ni su ortodoxa interpretación del planeta y de la vida. Pues lo sabían honesto, sin dobleces, estricto consigo, su autoridad conseguía imponerse, especialmente cuando esa autoridad ética y también intelectual iba acompañada de un singular señorío que se traducía no solo en la cortesía de su trato, en la excelencia de su cultura, en la bondad intrínseca que se manifestaba en la cordialidad con que se dirigía a sus amigos o bien contrincantes, pues el amor al prójimo encabezaba sus actos; amor que no le impedía elaborar juicios de valor, impugnar el fallo y condenar el pierdo.….


Bien está, en cuanto al resto, que este Salón de Grados, auténtico cofre que custodia la memoria de la vida cultural de Córdoba, haya abierto el día de hoy sus puertas y encendido sus arañas brillantes, puesto que Novillo Saravia fue exponente auténtico de la Córdoba de siempre y en todo momento, de la Córdoba que desde sus años iniciales supo signar con sello de espiritualidad la vida de la República.


Aunque no hubiese ocupado los altos cargos que desempeñó, su nombre habría sido recordado en concepto de ejemplaridad por la obra que realizase como manifestación de su vocación enseñante, puesto que la vida del doctor Novillo Saravia fue una lección ininterrumpida en su conducta pública y privada, o bien en la comunicación de su saber y de su experiencia. Enseñaba siempre y en todo momento. Expresa o bien tácitamente: en la Cátedra Magistral, en los Estrados de la Justicia, en su bufete de letrado, en la columna de los diarios, en la Banca Parlamentaria, en el sitial de los Tribunos, en las tertulias de amigos...Enseñaba, además, por acción de presencia, puesto que la noble expresión de su semblante, la vivacidad de su mirada, sus ademanes y gestos locuaces mas mesurados, eran leal reflejo de aquella fisonomía ética, que se comunicaba fluidamente, trasfiriendo al interlocutor la autenticidad de su pensamiento y de su sentimiento.


No solo lo atrajo la Cátedra Universitaria, sino más bien la enseñanza a nivel terciario y secundario. Sus clases de Historia de la Literatura De España en la Escuela Normal de Profesores, y de Castellano en las salas Monserratenses, dejaron huellas perdurables en el recuerdo de quienes fueron sus pupilos. Instruía las psiques y moldeaba el ánima de los educandos; como en sus alegatos y en sus notas periodísticas, de inconfundible estilo por la claridad de las ideas y la pureza del lenguaje, se advierte una honda preocupación con lo que la civilización moderna ofrecía a la humanidad en lo que se refiere a posibilidades de desarrollo, en contraste con las falencias de inspiraciones filosóficas o bien religiosas. Para él, los inconvenientes prioritarios no eran los técnicos o bien económicos, sino más bien los inconvenientes de la cultura, los del humanismo, los de la moral, lo que explica la relevancia que atribuía a las Universidades y a los medios social, en orden a la capacitación de los hombres políticos. Bien sabemos que jamás va a perder actualidad esta preocupación del doctor Novillo Saravia, que descubrimos en los editoriales del Diario “Los Principios” a lo largo del lapso (mil novecientos doce-mil novecientos quince) en que fue su Directivo. Preocupábale, naturalmente, la necesidad de preservar y trasmitir aquello valores heredados del pasado greco-latino mediante la hispanidad; de aquellas potencias de la hispanidad que el día de hoy hemos visto transformadas en acto a causa del reciente conflicto armado.


En otro orden de actividades, cabe indicar que en mil novecientos veintitres fue escogido miembro del Congreso de los Diputados constituyente de la Convención Reformadora de la Constitución Provincial, desde cuya banca defendió fervientemente la libertad de enseñanza; que en mil novecientos treinta y uno-mil novecientos treinta y tres desempeñó la Presidencia del Instituto de Abogados de Córdoba, y que años pero tarde se lo designaría Primer Presidente de la Flota Aérea Mercante Argentina, hechos que muestran el extenso fantasma de su actuación y de su correlativa capacidad para mantener sus ideas y también imponer la disciplina, el orden y el trabajo edificante.


No pretendemos hacer revisión de todos y cada uno de los cargos públicos que efectuó como protagonista principal; mas no podemos dejar de mentar una labor que se encontraba en la base de su capacitación, como en el coronamiento de su actividad espiritual: nos referimos al menester apostólico; y basta decir que fue Presidente, reelecto en múltiples periodos, de esta forma de la Junta Diocesana como de la Arquidiocesana de la Acción Católica Argentina. Y en ocasión del Congreso Eucarístico Internacional de mil novecientos treinta y siete, efectuado en Asunción del Paraguay, sería designado por su Santidad PIO XII, adjunto civil del legado pontificio.En síntesis, señoras y señores. El doctor Novillo Saravia, sobre toda inquietud, ponía en el medio cultural a la religión y a la Patria, sin merma del arte, la ciencia, los disfrutes inefables de la amistad, las efusiones hogareñas, la vida interior con sus segregas satisfacciones, las relaciones sociales, y, naturalmente, los dones que Dios ha distribuido en forma espléndida entre los hombres. Todo lo que, de esta forma en conjunto, figuraba en su escala de valores, ya antes que el poder y la lucha por el poder.


De ahí que memoramos con viva complacencia, y en acto de justicia, el día en que hace 100 años nació un hombre ejemplar; un ciudadano honorable; un legislador prudente; un maestro sabio; un letrado recto; un caballero cristiano que, como leal egresado de la Universidad, supo, en resumen, como afirmábamos en nuestras palabras iniciales, cumplir con el orden heráldico de llevar el nombre de Jesús frente a los pueblos: “ut portet nomen meum coram gentibus”.-


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 258 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Lisardo Novillo Saravia wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas