ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Muerte de Marilyn Monroe wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Muerte de Marilyn Monroe wiki: historia, libros y películas. 


Marilyn Monroe fue hallada inconsciente en el dormitorio de su casa de Brentwood (California) por su ama de llaves, Eunice Murray (m. mil novecientos noventa y tres), pasadas las once de la noche del sábado cuatro de agosto de mil novecientos sesenta y dos. Trasladada al centro de salud más próximo, no pudo hacerse nada por su vida. Conforme otras versiones, Eunice Murray la halló ya fallecida en su cama. Al ingresar en el depósito de cadáveres, fue identificada con el número ochenta y uno ochocientos veintiocho.

Muerte de Marilyn MonroeMarilyn Monroe Grave.JPG
Tumba de Marilyn Monroe en el Pierce Brothers Westwood Village Memorial Park Cemetery de Westwood (Los Ángeles).
MARILYN MONROE
mil novecientos veintiseis - 1962LugarBrentwood (California)Fecha4/5 de agosto de 1962
El sargento de Policía Jack Clemmons llegó al sitio de los hechos a las 4:45 a. m. del día cinco de agosto, tras percibir —veinte minutos antes— una llamada de Eunice Murray alertándole de lo sucedido. Mas, según lo que parece, Marilyn llevaba ya fallecida unas 8 horas, con lo que el fallecimiento de la actriz debió generarse en torno a las 9 de la noche del día cuatro.MuertosMarilyn Monroe (treinta y seis años)Perpetrador(es)Ralph GreensonSospechoso(s)Robert F. KennedyMotivaciónSegún los estudios más recientes, Robert Kennedy ordenó el homicidio poco una vez que la artista lo amenazara con convocar una conferencia de prensa en la que daría cuenta del romance que, al tiempo, sostenía con él y con su hermano, el presidente de USA. Miedoso de las consecuencias que semejantes manifestaciones podían conllevarles, el menor del clan, con la ayuda de su cuñado el actor Peter Lawford, ordenó al siquiatra de Marilyn, el doctor Ralph Greenson, que le administrara una inyección mortal, al unísono que orquestaban un plan de forma que todo pareciera un suicidio.

El tanatólogo Thomas Noguchi no encontró restos de barbitúricos en el estómago, «casi completamente vacío» (The stomach is almost completely empty), de la actriz (No residue of the pills is noted). Sin embargo, se comunicó a la prensa que había tomado cuarenta cápsulas de Nembutal, con lo que se trataba de un suicidio por sobredosis.


El entierro fue el primero festejado en la capilla del Pierce Brothers Westwood Village Memorial Park Cemetery de Westwood (Los Ángeles). Tuvo lugar el miércoles ocho de agosto de mil novecientos sesenta y dos y fue organizado por Joe DiMaggio; asistieron solo unas realmente pocas personas. El ministro luteranoA. J. Soldán leyó pasajes de los cánticos veintitres y cuatro, como fragmentos del Evangelio de Juan. Un organista interpretó la Sexta Sinfonía de Tchaikovsky y Judy Garland cantó la balada Over the Rainbow, una de las canciones preferidas de la actriz.

Marilyn Monroe entre Robert y John Fitzgerald Kennedy tras cantarle a este último el conocido Happy Birthday, Mr. President! A la derecha, Arthur Meier Schlesinger; detrás, Harry Belafonte.
Sin nada debajo, la actriz lució un modelo color beis —lo que la hacía parecer prácticamente desnuda— (Marilyn lo describió como «piel y lentejuelas»), tan sumamente ajustado que debieron cosérselo por detrás, una vez puesto, y que terminó estallando (fotografía tomada por Cecil W. Stoughtond el diecinueve de mayo de mil novecientos sesenta y dos).Marilyn Monroe en la playa de santa Mónica, California (fotografía tomada por George Barris el trece de julio de mil novecientos sesenta y dos, 3 semanas ya antes de la muerte de la artista).

Para Ralph Greenson, su siquiatra, «Marilyn tendía a relacionarse con personas que le hacían daño».

JFK-RFK

El sábado diecinueve de mayo de mil novecientos sesenta y dos, a pesar de que rodaba Something's Got to Give bajo el mando de George Cukor, Marilyn Monroe asistió al Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York, donde —con ocasión de su cuatro.º cumpleaños— le dedicó un sensualHappy Birthday, Mr. President! a John Fitzgerald Kennedy, con quien, muy seguramente, venía sosteniendo cierta relación extramatrimonial. La actriz, sin nada debajo, actuó enfundada en un modelo color beis —lo que la hacía parecer prácticamente desnuda—, tan sumamente ajustado que debieron cosérselo por detrás, una vez puesto, y que terminó reventando. La esposa del presidente, Jacqueline Kennedy, sabía que Marilyn iba a asistir al acto y no acompañó a su marido.

Feliz aniversario, Sr. Presidente

Al parecer, la relación cariñosa entre el futuro presidente y la actriz habría empezado 3 meses ya antes, cuando coincidieron en una cena privada, organizada por la hermana de John (Patricia Kennedy) y su esposo, el actor británico Peter Lawford. Al día después, la llamó y la invitó a un viaje al que iba a ir sin su esposa. Mas cuando el aspirante a la Casa Blanca se dio cuenta de las consecuencia que el romance podía tener para su prometedora carrera política, «se la pasó» prudentemente a su hermano Robert (Marilyn llegó a confesarle a una amiga que deseaba casarse con ella; para chillar en otro momento: «¡Me han pasado de uno a otro!», «¡Fui usada!», «¡Me siento un pedazo de carne!»…)


Según ciertos estudiosos, Marilyn había manifestado a múltiples de sus amigos que tenía información «peligrosa» para los Kennedy y que, si solo la consideraban «un pedazo de carne», la terminaría usando.


Pero hay más. En su libro sobre la muerte de Marilyn, los cronistas Richard Buskin y Jay Margolis terminan desechando la conocida hipótesis de que fue una sobredosis de barbitúricos la autora de su fallecimiento, resaltando además de esto que la actriz fue asesinada por orden de Robert Kennedy. Conforme este estudio, Bobby ordenó el homicidio poco una vez que la artista lo amenazara con convocar una conferencia de prensa en la que daría cuenta del romance que, al tiempo, sostenía con él y con su hermano, el presidente de E.U.. Miedoso de las consecuencias que semejantes declaraciones podían conllevarles, el menor del clan, con la ayuda de su cuñado el actor Peter Lawford, ordenó al siquiatra de Marilyn, el doctor Ralph Greenson, que le administrara una inyección mortal, al unísono que orquestaban un plan de forma que todo pareciera un suicidio.Conforme agregan los autores del libro, los propios miembros del Servicio de Emergencias de la ciudad de Los Ángeles denunciaron el hecho de que Marilyn tuviera una costilla rota, lo que podría atribuirse a la impericia de Greenson en el momento de dirigir el medicamento.


Ya Donald H. Wolfe (mil novecientos noventa y nueve) aseveraba en su obra:

MARILYN MONROE-ASUNTO DE SEGURIDAD-C (COMUNISTA)

Un informe del FBI, archivado unos días tras la partida de Marilyn de México, habla de la entrevista que esta sostuvo con un tal Frederick Vanderbilt Field, referida a informaciones reservados de las que la actriz se había enterado hablando con el presidente y el directivo de la OficinaJohn Edgar Hoover, sobresaltado por la adicción de los Kennedy a las mujeres y exageradamente incómodo por el hecho de que no se hacía caso de sus creencias. Esta vez, le enfadó en extremo que Marilyn Monroe, sin pretenderlo, hubiese pasado información reservado a un marxista que, como sabía la Oficina de Investigación, estaba en contacto con espías extranjeros. Mas, conforme el FBI, Vanderbilt no era el único marxista que se relacionaba con la estrella. Asimismo lo eran José Bolaños, un argumentista de cine mexicano, amante ocasional y la última persona con la que Marilyn charló por teléfono poco antes que fuera encontrado su cadáver; y, sobre todo, Ralph Greenson, su siquiatra, cuya autoridad sobre la actriz era tan enorme que el propio George Cukor llegó a decir que si había que charlar con Marilyn, no era preciso llamar a su secretaria, ni a su agente artístico, ni a su abogado…, sino más bien a su siquiatra.

Casa de Marilyn Monroe en Brentwood (California).


Marilyn vivía desde hacía poco tiempo en una casa de estilo mexicano, ubicada en el número doce trescientos cinco de Fifth Helena Drive en Brentwood (California).


La noche de su muerte, un vecino observó que una ambulancia se había detenido cerca del domicilio de la actriz; allá estuvo estacionada unas 5 horas hasta el momento en que, por último, se supo lo ocurrido. Fue entonces en el momento en que un alto número de personal sanitario bajó de exactamente la misma y se dirigió de manera directa a la casa de la artista.


Algo ya antes de las 5, el sargento de Policía Jack Clemmons, quien unos veinte minutos ya antes había recibido la llamada de Eunice Murray, se presentó en el sitio de los hechos, sospechando de forma inmediata que, conforme todos y cada uno de los rastros, se trataba de un asesinato:

La habitación se hallaba en perfecto orden (Marilyn era muy desorganizada).No se encontraron restos de barbitúricos.Estaba totalmente desnuda, tendida de costado, cubierta con una sábana, con las manos cara abajo…; mas el cadáver debió ser movido puesto que el rigor mortis y otros signos apuntaban a que había fallecido boca arriba. Su ropa se lavaba aún en la lavadora y el resto sábanas habían sido cambiadas.Mientras llegaba la Policía, Eunice Murray había limpiado a fondo la habitación.La muerte debió generarse unas 8 horas ya antes de su comunicado.La actriz presentaba moretones y fuertes golpes por todo el cuerpo.Tanto el diario personal de la actriz, que debía estar guardado en una pequeña caja bajo llave, como los registros telefónicos de esa noche desaparecieron.Las fotografías de la escena del crimen fueron manipuladas, apareciendo en su sitio una habitación completamente desorganizada.El tanatólogo Thomas Noguchi no encontró restos de barbitúricos en el estómago, «casi absolutamente vacío» (The stomach is almost completely empty), de la actriz (No residue of the pills is noted). Sin embargo, se comunicó a la prensa que había tomado cuarenta cápsulas de Nembutal, con lo que se trataba de un suicidio por sobredosis.Portada del New York Mirror del seis de agosto de mil novecientos sesenta y dos anunciando el «suicidio» de Marilyn Monroe.Eunice Murray

Su afirmación de que se preocupó de Marilyn cuando fue al baño y vio —por bajo la puerta— la luz de su dormitorio encendida, jamás persuadió a nadie: primero, pues tenía uno en su habitación; además de esto, la alfombra puesta en el dormitorio de la actriz era tan gruesa que hasta costaba trabajo cerrar la puerta: era prácticamente imposible ver algo por debajo. Además de esto, ¿qué tenía de extraño que estuviese lúcida si sufría insomnio crónico? Siendo consciente de que su historia no tenía firmeza, con el tiempo, empezó a decir que su «intuición pisciana» le afirmó que algo iba mal.


En mil novecientos ochenta y cinco, el exejecutivo de la CBSTed Landreth y el cronista Anthony Summers la entrevistaron para el reportaje Say Goodbye to the President. Eunice volvió a contar su vieja versión de los hechos hasta el momento en que —sorprendentemente—, cuando la entrevista había ya terminado, se preguntó: «¿A mi edad, debo continuar tapando todo esto?» Contó entonces que Robert Kennedy había estado en la casa de Marilyn ese día, que Greenson llegó cuando aún estaba viva y que fue quien solicitó una ambulancia. Afirmó asimismo que había tenido una fuerte discusión con Kennedy, y añadió: «La cosa se puso tan bastante difícil que hasta sus guardaespaldas debieron intervenir para protegerlo».

Norman Jeffries

Jeffries era yerno de Eunice Murray. El cuatro de agosto de mil novecientos sesenta y dos, trabajaba en la casa de Marilyn. Su relato de los hechos es muy, muy diferente al de su suegra. Aquel sábado, llegó temprano para proseguir reparando el suelo de la cocina. El aspecto de la actriz le pareció alarmante:


Entre las 3 y las 4, vio llegar a Robert Kennedy con Peter Lawford, quien les ordenó a la señora Murray y a él que se fuesen al súper a adquirir una Coca-Cola.


Cuando retornaron una hora después, Marilyn padecía un ataque de cólera. Pat Newcomb, su secretaria y agente de prensa, trataba en balde de sosegarla. Entonces, Eunice llamó a Ralph Greenson.


También confirmó que Marilyn había despedido a su suegra y que debía recoger sus cosas antes que terminara el día. Greenson, no obstante, le habría pedido que la dejase quedarse esa noche.


Una vez que se fue el siquiatra, Jeffries y Eunice se quedaron viendo la TV, mientras que Marilyn estaba en su cuarto.A eso de las 9 y media, volvió Robert con otros 2 hombres. Supuso que eran del Gobierno.

Fred OtashPeter Lawford en un fotograma de la serie Dear Phoebe (mil novecientos cincuenta y cuatro-mil novecientos cincuenta y cinco).

El investigador privado Fred Otash fue entrevistado en mil novecientos ochenta y cinco por la cronista de la ABCSylvia Chase para un programa singular sobre la muerte de Marilyn (por último, jamás se emitió). Otash declaró que —por encargo del jefe del sindicato de camioneros Jimmy Hoffa, que «se la tenía jurada» a los Kennedy, en especial a Robert— se habían instalado micrófonos ocultos en los domicilios de Peter Lawford y Marilyn. Mentó que había muchas grabaciones de Marilyn y Robert haciendo el amor, mas, sobre todo, de una horrible bronca el día de su muerte.


Marilyn gritaba: «¡Me han pasado de uno a otro!», «¡Fui usada!», «¡Me siento un pedazo de carne!»… Robert decía: «¡¿Dónde se encuentra?, ¿dónde está?!», «¡Debo tenerlo!», «¡Mi familia te va a pagar!»…; mientras que se oían ruidos propios de estarse removiendo la habitación, golpes, chillidos de Marilyn ordenando que saliesen todos de su casa, y un portazo.


Esa noche, Lawford —«borracho, trastornado y muy nervioso»— se presentó en la casa de Otash. Le afirmó que Marilyn estaba fallecida y que debía hacer desaparece cualquier prueba que pudiese imputar a Robert, que había estado en su casa y había tenido una violenta discusión con ella.


Le contó asimismo que lo había llamado una vez que se fuera Robert, y le había dicho: «Hazme un favor. Dile al presidente que traté de comunicarme con él. Dile adiós de mi parte. Creo que cumplí mi propósito».

Pat Newcomb

Agente de prensa y secretaria personal de Marilyn, se había quedado a dormir en su casa la noche del viernes. Se levantó cerca del mediodía. Afirmó que por ese motivo había tenido una febril discusión con Marilyn, que no había podido dormir en toda la noche. Por contra, el cronista Sidney Skolsky, que charló por teléfono con la artista ese sábado, aseguró que el motivo de la contienda no había sido otro que su relación con Robert Kennedy. Una amiga de Newcomb, exmujer de Dean Martin, aseguró al respecto:


En un informe del FBI sobre la muerte de la actriz, puede leerse este párrafo:


Efectivamente, a su vuelta en el mes de febrero de mil novecientos sesenta y tres de un viaje por Europa, Newcomb fijó su vivienda en Washington D. de C. y empezó a ejercer su cargo como vínculo de unión entre Hollywood y el Estado, bajo el mando de incondicionales de los Kennedy como el convocado George Stevens o bien Don Wilson, su jefe directo.

Ralph GreensonJoe DiMaggio en el entierro de Marilyn (portada del New York Mirror del nueve de agosto de mil novecientos sesenta y dos).

Dijo que el cuatro de agosto, a eso de las 4, recibió una llamada de Marilyn, a quien apreció muy deprimida y como intoxicada. De forma inmediata, asistió en su ayuda. 2 horas y media después, ya se había calmado, si bien proseguía airada con Newcomb, con quien, según él, llevaba discutiendo desde el viernes de noche. Le solicitó que se fuera, a lo que este consintió de mala gana. Tras atender una llamada del masajista Ralph Roberts y decirle que Marilyn no estaba, se fue. Ya antes, le había pedido a la señora Murray que se quedase a dormir esa noche. Un poco antes de las 8, recibió una nueva llamada de Marilyn comentándole que terminaba de charlar con Joe DiMaggio, lo que la había puesto contentísima.


Siguiendo el relato oficial —a las 12, como afirmaron en un comienzo, o bien a las 3 y media, como aseguraron después—, habría recibido la llamada agobiada del ama de llaves comunicándole que Marilyn estaba fallecida.


Norfolk (Virginia) | A sus setenta y ocho años, el oficial retirado de la CIA Normand Hodges ha hecho una serie de sorprendentes declaraciones. Asevera que, entre agosto de mil novecientos cincuenta y nueve y marzo de mil novecientos setenta y dos, asesinó por encargo del gobierno estadounidense a treinta y siete personas que podían representar un riesgo para la seguridad del país, incluyendo a la actriz y modelo Marilyn Monroe.


Hodges recuerda meridianamente cada uno de ellos de los asesinatos que cometió para la CIA como una parte de una célula operativa de 5 miembros, que hacía asesinatos políticos en todo el país. La mayor parte de sus víctimas eran políticos, cronistas y líderes sindicales, mas asimismo asegura que mató a múltiples científicos y artistas, cuyas ideas representaban «una grave amenaza para los intereses de Estados Unidos».


Continúa diciendo que tenían pruebas fehacientes de que la actriz no solo había mantenido relaciones íntimas con los Kennedy, sino más bien asimismo con Fidel Castro:


Marilyn murió entre la medianoche y la 1:00 a. m. del cinco de agosto de mil novecientos sesenta y dos. Hodges asevera que entró en su habitación mientras que dormía y le inyectó una dosis masiva de hidrato de cloral (una eficaz droga hipnótica), mezclado con Nembutal, que le ocasionó la muerte.


Dada su absoluta dependencia de los medicamentos por aquella temporada, no resultaría bastante difícil presentar su desaparición como el resultado de una sobredosis o bien, como anunció la prensa, de un «suicidio».

PoemasCanciones


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 144 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Muerte de Marilyn Monroe wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas