ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Nuevo Orden Mundial (conspiración) wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Nuevo Orden Mundial (conspiración) wiki: historia, libros y películas. 


No debe confundirse con la Conspiración judeo-masónico-marxista-internacional.wikiEl leimotiv "Novus Ordo Seclorum" ("Nuevo Orden de los Siglos") aparece asimismo el dorso del Gran Sello de los U.S.A., así como se halla en el dorso de los billetes de dólarestadounidenses.

La teoría conspirativa del llamado Nuevo Orden Mundial asevera la existencia de un plan desarrollado con la intención de imponer un gobierno único - colectivista, burocrático y controlado por ámbitos elitistas y plutocráticos - a nivel del mundo.


La expresión Nuevo Orden Mundial se ha utilizado para referirse a un nuevo periodo de la historia y se pretende, de esta manera, que hay pruebas de cambios radicales en las ideologías políticas y en el equilibrio de poderes. El primer empleo de esta expresión aparece en el documento de los 14 Puntos del presidente de E.U. Woodrow Wilson, que hace una llamada, tras la Primera Guerra Mundial, para la creación de la Sociedad de las Naciones, predecesora de la Organización de las Naciones Unidas.


La oración se empleó con determinada reserva al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se describían los planes para la creación de las Naciones Unidas y los Pactos de Bretton Woods debido a la asociación negativa resultante del descalabro de la Sociedad de Naciones.El empleo más extenso y reciente de esta expresión se produce sobre todo con el final de la Guerra Fría. Los presidentes Mijaíl Gorbachov y George H. W. Bush emplearon el término para intentar acotar la naturaleza de la posguerra fría y el espíritu de colaboración que se procuraba materializar entre las grandes potencias.


En una referencia a las hostilidades en Irak y Kuwait, la gaceta Time del veintiocho de enero de mil novecientos noventa y uno expresó: “Mientras caían las bombas y se disparaban los misiles, las esperanzas de un nuevo orden mundial cedieron sitio al desorden común”. Añadió: “Nadie debe forjarse ilusiones pensando que el nuevo orden mundial, del que tanto alarde se hace, se ha establecido o bien está cerca.”


En un informe en la gaceta The World and I de enero de mil novecientos noventa y uno, un conjunto de peritos examinaron “las políticas exteriores que van brotando entre las superpotencias y el efecto que seguramente tengan en el nuevo orden mundial”. El editor llegó a esta conclusión: “La historia nos lleva a m que en el mejor de los tiempos se puede pasar fácilmente de la paz a la guerra. La colaboración internacional, particularmente entre las potencias primordiales, es vital para una transición de éxito de la Guerra Fría a un nuevo orden mundial.”


Los illuminati -una sociedad segrega fundada en mil setecientos setenta y seis con la meta de fomentar ideas de la Ilustración- estuvieron supuestamente implicados en una conspiración que procuraba sustituir las monarquías absolutas y la preponderancia de la Iglesia por el "gobierno de la razón", que era la meta general de la ideología liberal, revolucionaria y también igualitaria dominante entre la intelectualidad de la temporada. Una vez que el complot se descubrió, el conjunto fue prohibido por el gobierno bávaro (mil setecientos ochenta y cuatro) y supuestamente se disolvió en mil setecientos ochenta y cinco.


Sin embargo, los documentos relacionados con la conspiración se publicaron, y se alertó de esta forma a la nobleza y al clero de Europa, lo que le dio a la conspiración una enorme publicidad y llevó a ciertos pensadores a sugerir que aún existía y que su objetivo era deponer a los gobiernos europeos. Por servirnos de un ejemplo, Edmund Burke (mil setecientos noventa) le da alguna verosimilitud, si bien sin mentar particularmente cuál sería el conjunto responsable, y Seth Payson asevera -en mil ochocientos dos- que los illuminati aún existen.


Por consecuente, ciertos autores -por servirnos de un ejemplo, Augustin Barruel y John Robison- llegaron aun a sugerir que los Illuminati estaban tras la Revolución Francesa, sugerencia que Jean-Joseph Mounier rechaza en su libro de 1801On the Influence Attributed to Philosophers, Free-Masons, and to the Illuminati on the Revolution of France ("Sobre la repercusión atribuida a pensadores, francmasones y también Illuminati con respecto a la Revolución Francesa", todavía no traducido al de España).


Posteriormente (mil novecientos tres) el servicio secreto ruso de la temporada publicó el renombrado pasquín Los protocolos de los sabios de Sion como una obra de publicidad antirrevolucionaria que incorporó prácticamente textualmente razonamientos encontrados en el Diálogo en el averno entre Maquiavelo y Montesquieu, un ataque -en mil ochocientos sesenta y cuatro- del legitimista componente Maurice Joly contra Napoleón III.


La tesis central de Los Protocolos es que, si se remueven las capas consecutivas que cubren o bien esconden las causas de los diferentes inconvenientes que afectan el planeta, se halla un conjunto central que los fomenta y organiza con el fin, primero, de destruir los gobiernos y órdenes sociales establecidos, y con el fin último de conseguir el dominio. Ese contubernio central es un conjunto de judíos, que -conforme se asevera- controla tanto los campos financieros como diferentes fuerzas sociales que, por su parte, son los que -desde este punto de vista- provocan desorden y enfrentamiento social: los masones, los marxistas y los ácratas, entre otros muchos.


Nora Levin señala que los Protocolos disfrutaron de gran popularidad y grandes ventas en los años veinte y treinta. Se tradujeron a todos y cada uno de los idiomas de Europa y se vendían extensamente en los países árabes, en los U.S.A. y también Inglaterra. Mas fue en Alemania, tras la Primera Guerra Mundial, donde tuvieron su mayor éxito. Allá se emplearon para explicar todos y cada uno de los desastres que ocurrieron en el país: el armisticio en la guerra, el apetito, la inflación, etc.


A partir de agosto de mil novecientos veintiuno, Hitler empezó a incorporarlos en sus alegatos, y se transformaron en lectura obligatoria en las salas alemanas una vez que los nacionalsocialistas llegaron al poder. En el auge de la Segunda Guerra Mundial, Joseph Goebbels (ministro de publicidad nacionalsocialista) proclamó: «Los protocolos de los sionistas son tan actuales el día de hoy como lo fueron el día en que fueron publicados por primera vez». En palabras de Norman Cohn, esto sirvió a los nazis como «autorización del genocidio».


Posteriormente, en los USA, a lo largo del periodo del Riesgo Colorado, teóricos estadounidenses de la conspiración -tanto fundamentalistas cristianos como seculares anti-gobierno central- fueron abrazando y fomentando poco a poco más una percepción de la masonería, del liberalismo y de la "conspiración judeo-marxista" como la fuerza indicación de la ideología del "ateísmo estatal", "colectivismo burocrático" y "comunismo internacional". (en Estados Unidos esos términos por norma general se emplean por esos campos para referirse a, respectivamente, la Separación Iglesia-Estado; acción gubernativo en temas de seguridad social y organismos internacionales, como las Naciones Unidas)

"Ojo que todo lo ve" en los billetes de dólar

Así, por servirnos de un ejemplo, comenzando en los mil novecientos sesenta, conjuntos como la John Birch Society y el Liberty Lobby dedicaron muchos de sus ataques a las Naciones Unidas como vehículo para crear "Un Gobierno Mundial", fomentando una situación de falta de confianza y aislacionismo con relación a ese organismo. De manera adicional, Mary M. Davison, en su The Profound Revolution (mil novecientos sesenta y seis) trazó el origen de la presunta conspiración del Nuevo Orden Mundial a la creación del Sistema de Reserva Federal en Estados Unidos por un "conjunto de banqueros internacionales" que más tarde habrían creado el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) en ese país como "gobierno en las sombras". Cabe estimar que en aquellas datas la oración "conjunto de banqueros internacionales" se comprendía en referencia a personas como David Rockefeller o bien a la familia Rothschild.


Posteriormente, y desde la década de mil novecientos setenta, Gary Allen mantiene que el término Nuevo Orden Mundial es empleado por una elite internacional segrega dedicada a la destrucción de todos y cada uno de los gobiernos independientes. Con ese autor el mayor riesgo deja de ser la conspiración cripto-marxista y se convierte en la elite globalista que ciertos identifican con el atlantismo del Conjunto Bilderberg. Muchos de exactamente los mismos personajes -como Rockefeller- aún ocupan un papel central mas no ya como cripto-marxista sino más bien como una parte de un conjunto plutocrático y elitista, conjunto que controlaría tanto los gobiernos y sus instituciones -en especial las policías segregas- como organismos internacionales.


Un papel esencial en la generalización de esa percepción fue desempeñado por la trilogía satírica "The Illuminatus", de Robert Anton Wilson que, pese a ser una parodia de la paranoia de campos norteamericanos sobre las conspiraciones secretas y de que el propio autor ha dicho más de una vez que no pretende que sea tomada de verdad, llegó a tener repercusión, seguramente debido a que Wilson busca crear en el lector una fuerte duda sobre lo que es real y lo que no lo es, realizando curiosas teorías desde una mezcla de hechos históricos con hechos fabulosos, citando autores imaginarios, mas creíbles, con autores reales ya tanto obscuros como conocidos, mas en ocasiones tenuemente fuera de contexto. (Por servirnos de un ejemplo, citas de Isaac Newton sobre la alquimia y la orden de la Rosacruz que precisan cautelosa examinacion para determinar si son adecuadas y relevantes.)


Esta “popularidad” de la teoría se incrementó cuando -en mil novecientos noventa, poco tras la caída del Telón de Acero - el entonces presidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, hizo múltiples referencias al Nuevo Orden Mundial. Pese a que esas referencias fueron percibidas internacionalmente como estableciendo -en el contexto político de la data- los objetivos de la diplomacia de Estados Unidos - la llamada propuesta de la Pax Americana- muchos las comprendieron como una validación de la teoría de la conspiración del NOM.


Para muchos, los maquinadores son sencillamente “ellos”, un conjunto informe que incluye a todos y a cualquiera individuo(s) o bien organismo(s) percibido(s) como poderoso(s). De esta manera, los participantes en la conspiración incluirían o bien podrían incluir -además de los mencionados: capitalistas, marxistas, judíos, illuminati, plutócratas- a conjuntos como los masones, conjuntos infiltrados en la Iglesia católica, los políticos los gobiernos (ciertos o bien todos), etc., lo que se extendería aun a los medios, los ecologistas, las Naciones Unidas e inclusive (de comprobarse su existencia) los extraterrestres.


Se asevera asimismo que muchas familias sobresalientes como, por poner un ejemplo, los Rothschild, los Rockefeller, los Morgan, los Kissinger y los DuPont, lo mismo que ciertos monarcas europeos, podrían ser esenciales miembros, en tanto que sostienen relaciones entre sí como con figuras de alto poder. Organizaciones internacionales como los bancos centrales; o bien el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la UE y la Organización del Tratado del Atlántico Norte son citadas como componentes principales del NOM.


Por ejemplo, Émile Flourens, Ministro de Temas exteriores de Francia, denunció las premisas de la creación de la Sociedad de Naciones (predececesor de las Naciones Unidas) en un libro, señalando las influencías masónicas para crear un gobierno mundial. Gary H. Kah estima que los masones son la fuerza que se encuentra tras el plan de un gobierno mundial único, el Nuevo Orden Mundial.


Igualmente, los presidentes y primeros ministros de naciones son incluidos en la conspiración. Y, sin razonamientos más claros, asimismo los socialistas o bien marxistas - Por servirnos de un ejemplo, William F. Jasper, miembro de la John Birch Society, denunció la presunta pertenencia socialista o bien marxista de todos y cada uno de los secretarios generales de las Naciones Unidas, membresía que se toma como la participación de una futura dictadura mundial, una teoría semejante a las de John Coleman.


Consecuentemente, los partidarios de esta teoría sugieren que pueden aseverar hasta un punto quién es parte integrante de este conjunto.Absolutamente nadie puede determinar quién "no es" una parte del NOM.


Igualmente confusas -o bien extensas- son las especulaciones sobre quienes serían los líderes de la presunta conspiración. Conforme muchos de los proponentes de la teoría de la conspiración moderna, los Illuminati originales prosiguen existiendo y persiguen todavía el cumplimiento de ese nuevo orden. Este conjunto uniría a los personajes más influyentes del planeta, los que se reúnen todos los años en alto secreto en las asambleas del Conjunto Bilderberg, guardados en todo instante por miembros de la CIA y el FBI (los U.S.A.), el MI6 británico o bien la KGB, entre otros muchos. Entre sus asistentes frecuentes se hallan -nuevamente- David Rockefeller y "la familia Rotschild", al lado de la Reina de Noruega y los presidentes de corporaciones como General Motors, Pepsi o bien Chrysler.


Otros conjuntos que, con alguna popularidad en los E.U. hoy día, son percibidos como "líderes" en estos temas, se encuentran: “los sionistas”, “el gobierno”, los extraterrestres, los conjuntos plutocráticos, el conjunto Bilderberg, y, particularmente entre ámbitos religiosos protestantes, los católicos.


Esta última sugerencia ganó una renovada popularidad entre esos campos, cuando el conocido telepredicador protestante Pat Robertson aseveró, en su difundido libro New World Order (mil novecientos noventa y uno), que tanto Wall Street como el Sistema de Reserva Federal, el Council on Foreign Relations, el Conjunto Bilderberg y la Comisión Trilateral organizan la conspiración a fin de asistir al Anticristo.


En esta área —más allí del aparente deseo de dominación mundial— semeja haber todavía más confusión. Las sugerencias van desde la implantación del reino del Anticristo, la cosecha de energía de los humanos, etc., hasta la pura ambición sin límites y el hecho de sostener a la enorme mayoría sometidos y trabajando en provecho de los maquinadores (ver, por ejemplo: Zeitgeist). No obstante, cualquiera que sea ese gran objetivo final, seria indispensable primero imponer un gobierno mundial.


Así, el llamado "proceso de globalización", empezado a principios del siglo veinte en todo el planeta, sería una de las varias facetas del establecimiento progresivo de este nuevo orden. Y, para conseguir ese nuevo orden, los maquinadores procuran sostener al resto tanto en la ignorancia de la conspiración como divididos entre ellos. para lo que promueven disensiones y enfrentamientos, yendo tan lejos como a incorporar actos terroristas a fin de inculpar inocentes creando de esta manera, por una parte, esa división entre las víctimas de la conspiración y, por el otro, una situación que facilita la implementación de medidas represivas y dictatoriales. (ver, por ejemplo: Movimiento por la verdad del once-S y Loose change)


En adición los maquinadores dispondrían -y usarían- una serie de programas, actividades y armas segregas, cuyo empleo se extendería desde el traspaso secreto de armas usuales o bien avanzadas a regímenes o bien organizaciones que son en público presentados como contrincantes o bien contrincantes de Estados Unidos, pasando por formas segregas de vigilancia sobre la totalidad de la población, el control mental de la misma y el empleo de “controlados” -individuos bajo la repercusión de semejantes técnicas-; la investigación y desarrollo de armas que controlan el tiempo ciertas cuales podrían ser de origen extraterrestre y la diseminación de enfermedades como el sida.


Según Jensen y Hsieh la teoría del NOM se identifica por tener una visión prácticamente apocalíptica del planeta, que conceptúa los inconvenientes y tentativa de solución en concepto de un mal (todo aquello con lo que no están conformes) y bien (todo cuanto admiten) absolutos, fuerzas que van inevitablemente a una confrontación final, en la que -con frecuencia, mas no siempre y en todo momento- las acciones de los fieles van a tener un papel definitivo.


Según Barkunlos proponentes de la visión cometen 2 errores: la “falacia furtiva” y la “fusión paranoica”, consistente en la absorción de miedos de cualquier fuente. Los dos fallos se combinan en la visión de un planeta en el que todos y cada uno de los inconvenientes son producto de conspiraciones en vez de fuerzas sociales, políticas y económicas que discuten y se confrontan claramente y que a veces llegan a pactos (véase enfrentamiento social).


William Domhoff, maestro de sicología y sociología, escribe -en “There Are No Conspiracies” que:


Mark C. Partridge -uno de los editores de la gaceta “Diplomatic Courier” -apreciando que el nacionalismo ha estado en ascenso, que tanto Rusia como China han reafirmado sus respectivas independencia y poder, que las tentativas de avanzar a un ordenamiento (gobernanza) común o bien mundial han fallado notoriamente, que las Naciones Unidas semejan inútiles de sostener paz, progreso y estabilidad entre las naciones, etc,- se declara incrédulo de que tal ordenanamiento común a nivel del mundo pudiese hacerse realidad ya antes de 2 siglos.


Otros incrédulos arguyen que la teoría de la conspiración lleva a la población a la desesperación, cinicismo y modos de m confusos. Berlet (entre otros muchos) arguye que semejantes teorías favorecen movimientos populistas de derecha, los que desvían la atención de los auténticos Crímenes de Estado y sus causas institucionales:


“Movimientos populistas de derecha pueden ocasionar grave daño a una sociedad por el hecho de que ellos a menudo popularizan la xenofobia, el autoritarismo, la demonización o bien culpabilización de las víctima y el conspiracionismo. Ellos pueden captar los políticos moderados a adoptar esas ideas a fin de captar los votantes, legitimando actos de discriminación (o bien aun violencia) y abriendo la puerta a fin de que conjuntos derechistas revolucionarios, como el fascismo, puedan reclutar desde movimientos populistas reformistas.(Berlet, op. cit)


Temores afines han sido expresados por estudiosos asociados con el FBI Esos autores sugieren gran cuidado al instante de aplicar las leyes con relación a esos conjuntos, en la medida que los miembros de exactamente los mismos podrían percibir como enormemente opresivas o bien violentas acciones por la parte de los representantes de la ley que otros ciudadanos consideran normales (por poner un ejemplo, la petición de permisos, aun el consultar el porqué un vehículo carece de matrícula o bien patente, ha llevado al asesinato de policías por la parte de quienes se consideran “independientes” del gobierno).Esos autores aprecian que ciertos han sugerido que las acciones de las fuerzas de la ley empeoraron la situación en situaciones como las de Ruby Ridge (mil novecientos noventa y dos) y Waco (mil novecientos noventa y tres), etcétera En consecuencia el FBI emplea hoy día una aproximación de "reducción de tensión" en ese género de situaciones (op. cit.).


Esas observaciones han llevado a ciertos a manifestar preocupación por que estas teorías podrían llevar a individuos o bien conjuntos a practicar una “resistencia” que podría extenderse desde el hacktivismo patriótico al Asesinato selectivo y el magnicidio, cualquier cosa desde el Terrorismo por actos personales (como probablemente sean los Ataques con carbunco en dos mil uno -incluyendo el ataque suicida como en el caso del Atentado aéreo en Austin de dos mil diez- pasando por el semi-organizado -o bien organizado por conjuntos reducidos y apartados, como en el caso de Timothy McVeigh; la Conspiración terrorista de los supremacistas blancos (dos mil dos) y la Conspiración del gas venenoso (dos mil tres) - a las organizadas por organizaciones extremistas propiamente semejantes, en lo que ciertos temen se conviertan las organizaciones de conjuntos paramilitares en Estados Unidos -.(ver asimismo Bree Olson, Britney Young y Sandy Sweet) (ver asimismo Supremacismo blanco y Movimiento de Milicias en Estados Unidos)


Esos miedos se han acrecentado con la divulgación de Los Diarios Turner (mil novecientos setenta y ocho), novela que claramente fomenta la revuelta contra el gobierno de Estados Unidos y una guerra racial con la pretensión de quitar “todas las razas no blancas” (incluyendo las hispanas) en el mundo entero. Esa novela ha sido asociada a múltiples hechos violentos, el más notable es el atentado de Oklahoma City en mil novecientos noventa y cinco.


La crítica a las actitudes que ciertos proponentes de la teoría de la conspiración del NOM prueban viene no solo de observadores externos. A pesares que semejantes proponentes se presentan como profesando el libertarianismo, muchos de los partidarios son asimismo claramente supremacistas, “eliminacionistas” y “dominionistas”


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 108 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Nuevo Orden Mundial (conspiración) wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas