ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Pedro Robinet wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Pedro Robinet wiki: historia, libros y películas. 


Pedro Robinet (Stenay, veintidos de marzo de mil seiscientos cincuenta y dos - Estrasburgo, siete de noviembre de mil setecientos treinta y ocho) fue jesuita, confesor real y creador de la Biblioteca Nacional de España.


Desde la Champagne, donde nació y pasó su niñez, ingresó en la Compañía de Jesús en mil seiscientos setenta y uno, distinguiéndose enseguida por su amor a la lectura y los libros. Acabada su capacitación, enseñó teología en Pont-á-Mousson (mil seiscientos noventa y uno-mil seiscientos noventa y dos) y Estrasburgo (mil seiscientos noventa y dos-mil seiscientos noventa y ocho). Tras acompañar al embajador excepcional de Francia en Dinamarca (mil seiscientos noventa y ocho-mil setecientos uno), fue rector del instituto-seminario de Estrasburgo (mil setecientos uno), transformado ese año en Universidad, y del de Reims (mil setecientos cuatro-mil setecientos cinco).


Luis XIV lo escogió (mil setecientos cinco) para acontecer a Guillaume Daubenton como confesor del rey Felipe V de España y, en carta a su nieto, lo presenta como «buen religioso, que se dedicará solamente a cuidar a la conciencia del rey y no se va a salir de los límites de su cometido». Era un modo de sosegar al gobierno de España, sobresaltado por la tendencia contrapuesta de Daubenton, que debió dejar el confesionario real por presiones de María Ana de la Trémoilles, la intrigante princesa de los Ursinos. Entre el primer y segundo periodo del padre Daubentón (mil setecientos cinco-mil setecientos quince) el padre Robinet ostenta el cargo de confesor real. Conforme Astrain, Robinet era de “carácter retraído, solamente francés”, lo que “le sostuvo siempre y en toda circunstancia distanciando de los españoles, que los miraban con determinado despego”. No obstante, los franceses, sobre todo Maurepas, lo cubren de encomios por su talento y cordura. Robinet no se complicó mucho en política, dedicándose a eliminar escrúpulos al monarca, uno de los que era que, como francés, creía no tenía derechos al trono de España. El confesor acompañó al monarca en una serie de viajes por tierras de España, devastadas por el ejército del archiduque Carlos de Austria, que había sido proclamado rey de España por los aliados. Eran los tiempos en que la corte se había trasladado a Burgos y la reina y el príncipe se veían obligados a llevar una vida de privaciones. El padre Robinet debió levantar el ánimo del que llamaban Felipe el Animoso hasta el momento en que consiguió la victoria de Almansa. Mas su instante más bastante difícil fue cuando el papa Clemente XI reconoce como rey de España al archiduque Carlos, pese a que lo había hecho ya antes a Felipe V, frente a la amenaza de que el general austriaco Danu invadiese Roma.


El Papa postergaba de esta forma un monarca católico como Felipe V a un rey que regía una nación protestante. Para superar esta sofocación, el rey de España convocó una Junta de Teólogos, encabezada por el padre Robinet, que recibió la orden de estudiar si había que cerrar la Nunciatura y romper las relaciones con los Estados pontificios. Tras el resolución de los reunidos, una escolta real puso al nuncio en la frontera y se mandó venir al embajador en la ciudad de Roma, duque de Uceda.


Poco paró en palacio Robinet, que acompañaba a Felipe V en los frentes de la ciudad de Guadalajara, Portugal y Cataluña, hasta el momento en que el duque de Berwick ganó para España la batalla de Almansa. En mil setecientos once el jesuita Robinet, en cooperación con su amigo el regalista Melchor Rafael de Macanaz, expone al rey el proyecto de la creación de la Biblioteca Real, feto de la futura Biblioteca Nacional. Cuando el minucioso proceso de reunir libros de distintas bibliotecas con este fin estaba en marcha, muere la reina María Luisa en el mes de enero de mil setecientos catorce y Felipe V, hundido en la tristeza, procura huir de todo cuanto le recuerda a su esposa. Mientras que la princesa de los Ursinos, perdida su compañera de gobierno, se aplica en calmar y divertir al viudo, el embajador francés Bonnac enjuicia de esta manera en un informe de mil setecientos catorce al confesor: "El rey ve a su confesor todos y cada uno de los días al menos una cuarta parte de hora. El padre Robinet es buen religioso, que extrañamente se encargaba de los temas extraños a su ministerio, mas cuando lo hace es siempre y en todo momento escuchado. Está realmente bien intencionado con Francia". Frente a las habladurías sobre las relaciones de la Ursinos, que tiene sesenta años, con el Rey, el confesor le recomienda que la tome en matrimonio, lo que amedrenta al monarca y a la propia princesa.


La dirección política de la nueva reina, la italiana Isabel de Farnesio, secundada por el inquisidor general, provocó su renuncia, cuando el jesuita pretendía proteger la ortodoxia de Macanaz, procesado por la Inquisición, y también intercedía frente al Rey a favor de Orry. Su amigo, el cardenal Giudice, que vuelve asimismo con grandes poderes, no había olvidado que Robinet no le asistió en sus intenciones para el arzobispado de Toledo y que Macanaz había informado al Rey que no podían los extranjeros, de conformidad con las leyes españoles, ocupar esta sede, para la que fue preferido el reformador Valero y Loseta.


Así, vueltas las tornas, Robinet es depuesto, y Macanaz escapa a Francia. El seis de marzo de mil setecientos quince cesa en su cargo de confesor real. Según lo que parece el pueblo de la villa de Madrid no sentía singular simpatía por este jesuita francés. Y esta puede ser la causa, conforme Astráin, de los cotilleos que sobre su conducta llegaron al general de la Orden, padre Miguel Angel Tamburini. Deseando descubrir lo que había de determinado en semejantes imputaciones, el general de la Compañía solicitó a 5 jesuitas insignes de la capital española que respondiesen a un cuestionario de 8 cargos que se hacían al padre Robinet sobre su pretendido regalismo en frente de la santa Sede y su falta de “modestia”, por organizar encuentros y banquetes con personalidades. En una carta que se conserva en el Fichero de Palacio se afirma "que S.M. queda satisfecho de su celo y amor, y piensa que le confiará a Dios y le solicitará acierto en el gobierno de la Monarquía". Vuelto a Francia, fue nuevamente rector de Estrasburgo (mil setecientos dieciseis-mil setecientos diecinueve), provincial de Champaña (mil setecientos veintiuno-mil setecientos veinticuatro) y por tercera vez rector de Estrasburgo (mil setecientos veinticinco-mil setecientos veintiocho), cuya biblioteca incrementó de manera notable.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 23 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Pedro Robinet wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas