ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Proyecto Libro Azul wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Proyecto Libro Azul wiki: historia, libros y películas. 


Según investigaciones , cara finales de mil novecientos cincuenta y uno, múltiples generales de alto rango muy influyentes de la USAF estaban tan descontentos con el estado de las investigaciones objeto volador no identificado de las Fuerzas Aéreas que desarticularon el Proyecto Grudge y lo reemplazaron por el Proyecto Libro Azul a inicios de mil novecientos cincuenta y dos. A lo largo del tiempo que duró Libro Azul, finalizado en mil novecientos sesenta y nueve, se recogieron doce.618 informes objeto volador no identificado, y al final se concluyó que la mayor parte eran malinterpretaciones de fenómenos naturales (nubes, estrellas, etc) o bien aeroplanos usuales. Varios fueron considerados fraudes. setecientos uno casos —aproximadamente un seis por ciento — fueron clasificados como incomprensibles. Los informes fueron archivados y están libres bajo la Ley de Libertad de Información, mas los nombres de los testigos y otras informaciones personales han sido eliminados.


El primer jefe del proyecto fue el capitán Edward J. Ruppelt. Siguiendo sus órdenes, se creó un estándar para contar los fenómenos. Ruppelt acuñó oficialmente el término "objeto volador no identificado" para substituir a "platillo volante", más sugestivo y poco preciso, que había sido utilizado hasta ese momento. Dejó las Fuerzas Aéreas ciertos años después, y escribió el libro The Report on Unidentified Flying Objects, que describía el estudio de los ovnis por la parte de la USAF entre mil novecientos cuarenta y siete y mil novecientos cincuenta y cinco.


El astrónomo J. Allen Hynek era el asesor científico del proyecto. Trabajó para el proyecto hasta su conclusión y creó el término que el día de hoy se conoce como "encuentros próximos". Era un enorme incrédulo cuando empezó, mas afirmó que su escepticismo se suavizó a lo largo de la investigación, tras el análisis de unos informes objeto volador no identificado que parecían incomprensibles./P>

En julio de mil novecientos cincuenta y dos, tras haber recabado a lo largo de los meses precedentes información sobre cientos y cientos de avistamientos, se generaron una serie de observaciones visuales coincidiendo con detecciones por radar cerca del Aeropuerto Nacional de Washington D.C. Estas observaciones condujeron a la CIA a establecer un comité de científicos que incluía a múltiples físicos, meteorólogos, ingenieros, y un astrónomo (Hynek), encabezados por el doctor H. P. Robertson, un físico del Instituto Tecnológico de California. El comité Robertson se reunió por vez primera el catorce de enero de mil novecientos cincuenta y tres.


Ruppelt, Hynek y otros presentaron las mejores pruebas que habían sido recogidas por Libro Azul, incluyendo una grabación. Tras estar solo doce horas repasando seis años de informaciones, el comité Robertson concluyó que la mayoría de los casos objeto volador no identificado tenían explicación racional, y que todos podrían ser explicados con una investigación más profunda, que estimaron que no calidad la pena./P>

En su informe terminante, destacaron que había abundantes informes de poco valor sobrecargando los canales de inteligencia, lo que acentuaba el peligro de suprimir una supuesta amenaza real a Estados Unidos.


Por lo tanto, aconsejaron a las Fuerzas Aéreas quitar relevancia al tema de los ovnis y emprender una campaña de desacreditación para reducir el interés público, recomendaron emplear los medios, incluyendo a la compañía Walt Disney, y a sicólogos, astrónomos y conocidos para caricaturizar el fenómeno y plantear explicaciones usuales. Además de esto, los conjuntos de apasionados al tema objeto volador no identificado "habrían de ser observados debido a su potencial repercusión sobre el pensamiento de masas. La evidente irresponsabilidad y el posible empleo de estos conjuntos para objetivos subversivos deberían tenerse en cuenta".


En terminante, el comité Robertson aconsejaba que la opinión pública fuera controlada a través de un programa de espionaje y publicidad oficial. Muchos ufólogos piensan que estas recomendaciones son la base de la política de las Fuerzas Aéreas en lo que se refiere al fenómeno objeto volador no identificado, no solo justo después del informe del comité Robertson, sino más bien asimismo en la actualidad


ISS tenía el deber de investigar solamente los casos objeto volador no identificado más esenciales, esto es, los que supusiesen un peligro para la inteligencia o bien la seguridad nacional. Estos casos se suprimieron del programa de Libro Azul, que fue apartado a estudiar los informes más simples./P>

El general Nathan Twining, que impulsó el Proyecto Signo en mil novecientos cuarenta y siete, era por entonces el jefe de personal de las Fuerzas Aéreas. En el mes de agosto de mil novecientos cincuenta y cuatro, recibió la misión de depurar responsabilidades dentro del cuatro mil seiscientos dos AISS publicando una regulación doscientos-dos actualizada para las Fuerzas Aéreas. Además de esto, los ovnis fueron definidos como "cualquier objeto aerotransportado que por su funcionamiento, peculiaridades aerodinámicas, o bien rasgos inusuales, no se ajusta a las peculiaridades de ningún aeroplano o bien misil conocido ahora, o bien sencillamente que no pueda ser identificado como un objeto común". La investigación objeto volador no identificado fue declarada segrega por seguridad nacional, y tenía el propósito de descubrir "aspectos teóricos." En la regulación doscientos-dos se declaraba nuevamente que Libro Azul podría charlar de casos objeto volador no identificado con los medios solo si se trataba de fenómenos reconocibles. Si fuesen no explicables, la única información que debía darse a los medios era que la situación era analizada. Asimismo ordenaron a Libro Azul reducir el número de no identificados al mínimo./P>

Todo esto se hizo en secreto. La labor de cara al público de Libro Azul prosiguió siendo la investigación ufológica oficial, mas la realidad era que se había reducido a una organización tapadera que apenas hacía investigaciones complejas Se había transformado prácticamente solamente en un equipo de relaciones públicas con la misión de desacrlo todo, por refererir un caso, a fines de mil novecientos cincuenta y seis, el número de casos clasificados como no resueltos había bajado a apenas el 0.4 por ciento, desde las cotas del veinte a treinta por ciento de apenas unos años ya antes./P>

Cuando el frustrado Ruppelt abandonó en el mes de agosto de mil novecientos cincuenta y tres, habían reducido su personal a 2 subordinados y mismo.Su suplente era un oficial no comisionado. Todos y cada uno de los que le sucedieron como directivos de Libro Azul manifestaron abulia o bien aun hostilidad definitiva al tema objeto volador no identificado, o bien fueron obstruidos por la falta de financiación y apoyo oficial.


La breve permanencia de Ruppelt en Libro Azul es considerada como el periodo de máximo auge de las investigaciones ufológicas públicas. Por aquel entonces, las investigaciones eran tratadas con seriedad y tenían el apoyo de las altas esferas. Desde entonces, el Proyecto Libro Azul cayó en desgracia, y jamás reapareció.


A finales de diciembre de mil novecientos cincuenta y uno, Ruppelt se reunió con los miembros del Instituto Conmemorativo Battelle, un conjunto de especialistas establecido en Columbus, Ohio, cerca de la base aérea Wright-Patterson. Ruppelt solicitó a estos especialistas ayuda para poder investigar el tema de una manera más científico. De esta forma, el Instituto de Battelle fue quien creó el documental estandarizado. Empezando a fines del marzo de mil novecientos cincuenta y dos, el Instituto empezó a examinar los informes y la codificación de más o menos treinta de sus peculiaridades en tarjetas de IBM para el análisis informático.


El informe singular n.º catorce del Proyecto Libro Azul era un análisis estadístico masivo de los casos analizados por Libro Azul hasta aquel instante, unos tres.200 cuando el informe quedó completado, en mil novecientos cincuenta y cuatro. Aun el día de hoy prosigue siendo el estudio ufológico más grande nunca emprendido. Battelle empleó a 4 analistas científicos, que intentaron clasificar los casos entre "explicable", "incomprensible", y una tercera categoría "con información deficiente". Los 2 primeros tipos se clasificaron por su parte en 4 categorías de calidad, de genial a pobre. Por servirnos de un ejemplo, los casos considerados geniales típicamente implicaban a testigos experimentados, como pilotos comerciales o bien personal militar entrenado, o bien múltiples testigos, corroborando las aseveraciones con pruebas, como detecciones de radar, fotografías o bien otro género de material tangible. A fin de que un caso pasase a ser considerado "explicable", era preciso solo que 2 analistas separadamente debieron estar conforme sobre la solución. No obstante, a fin de que un caso fuera "ignoto", se precisaban 4 analistas que estuviesen conforme. Así, el criterio para un "incomprensible" era bastante estricto.


Además, las observaciones fueron clasificadas a través de 6 peculiaridades diferentes - color, número, duración de la observación, brillo, forma y velocidad - y después estas peculiaridades fueron ceñidas a los casos explicables y también incomprensibles para poder ver si hubiese una diferencia estadística significativa.


Los resultados primordiales del análisis estadístico eran:



  • Aproximadamente el sesenta y nueve por ciento de los casos se hallaron explicables o bien identificables; un nueve por ciento carecía de información suficiente. El veintidos por ciento se consideraron "incomprensibles", algo bajo el valor inicial del veintiocho por ciento de los estudios de las Fuerzas Aéreas, mas aún una fracción muy significativa.
  • En la categoría de "explicables", el ochenta y seis por ciento de los fenómenos eran debidos a aeroplanos o bien globos, o bien tenían explicaciones astronómicas. Solo el uno con cinco por ciento de todos y cada uno de los casos eran sicológicos o bien casos "de tarados". Una categoría "mixta" entendía el ocho por ciento de todos y cada uno de los casos y también incluía posibles fraudes.
  • Cuanto más alta fuera la calidad del caso, más probabilidades tenía de ser clasificado como ignoto. El treinta y cinco por ciento de los casos geniales fueron considerados "ignotos", al paso que solo lo fueron el dieciocho por ciento de los casos más pobres. Este era el resultado de la antítesis pronosticada por los incrédulos, que en general argüían que los "incomprensibles" eran casos de menor calidad, al implicar testigos no fiables, que podrían ser solucionados si se dispusiese de mejor información.
  • En las 6 peculiaridades estudiadas, los casos "incomprensibles" se distinguieron de los "explicables" en un nivel estadísticamente insignificante: en 5 de las 6 medidas las posibilidades de que fuera explicable o bien incomprensible se distinguían por casualidad en un 1 por ciento o bien menos. Cuando las 6 peculiaridades se consideraron juntas, la probabilidad de que coincidiese en uno o bien otro tipo era de menos de 1 entre mil millones.

A pesar de esto, la conclusión del informe terminante del Instituto Battelle declaró era "sumamente poco probable que cualquiera de los informes de avistamientos de objetos no identificados represente sucesos tecnológicos fuera de la gama de conocimiento actual".


Algunos estudiosos siguientes, incluyendo al Doctor Bruce Maccabee, quien repasó los datos en profundidad, han advertido que las conclusiones de los analistas estaban en general en disconformodidad con sus resultados estadísticos, mostrados en doscientos cuarenta dibujos, tablas, gráficos y mapas. Diríase que los analistas sencillamente pudieron haber tenido inconvenientes si hubiesen acabado admitiendo sus resultados, o bien quizá pudieron haber escrito las conclusiones para satisfacer el nuevo tiempo político en Libro Azul tras el comité Robertson./P>

Cuando las Fuerzas Aéreas por último hicieron público el informe singular n.º catorce en el mes de octubre de mil novecientos cincuenta y cinco, se afirmó que dicho informe había probado a nivel científico que los ovnis no existían. Los críticos de esta reclamación responden que el informe realmente probó que el número de "incomprensibles" era meridianamente diferente al de "explicables" en un altísimo nivel de relevancia estadístico.


Las Fuerzas Aéreas asimismo aseguraron, de forma incorrecta, que solo el tres por ciento de los casos estudiados eran ignotos, en lugar del veintidos por ciento real. Aun aseveraron que el tres por ciento sobrante seguramente desaparecería si se pudiese contar con de más datos. Los críticos responden sobre esto que no se hizo caso del hecho que los analistas ya habían agrupado semejantes casos en la categoría de "información deficiente", al paso que tanto los considerados "explicables" como los "incomprensibles" tenían la información suficiente para hacer una determinación, asimismo los "incomprensibles" tendían a representar los casos de calidad más altos, en los que se tenía la mejor información y testimonios./P>

Entre mil novecientos cuarenta y siete y mil novecientos sesenta y nueve, las Fuerzas Aéreas estudiaron los ovnis bajo el Proyecto Libro Azul. El proyecto, con la sede en la base aérea Wright-Patterson, Ohio, concluyó el diecisiete de diciembre de mil novecientos sesenta y nueve. De las doce y seiscientos dieciocho observaciones clasificadas por el Proyecto Libro Azul, setecientos uno continuaron como "incomprensibles".


La resolución de interrumpir las investigaciones objeto volador no identificado se fundamentó en múltiples factores, como la evaluación de un informe redactado por la Universidad de Rojo titulado "El estudio científico de los ovnis", la revisión de este informe por la parte de la Academia Nacional de Ciencias, los casos objeto volador no identificado anteriormente estudiados y la experiencia de las Fuerzas Aéreas, que estudió informes objeto volador no identificado entre mil novecientos cuarenta y mil novecientos sesenta y nueve.


Como consecuencia de estas investigaciones, estudios y experiencias, las conclusiones del Proyecto Libro Azul eran:



  • 1) Ningún objeto volador no identificado sobre el que hayan investigado las Fuerzas Aéreas ha supuesto ningún género de amenaza a la seguridad nacional.
  • 2) Las Fuerzas Aéreas no han encontrado ninguna prueba de que las observaciones clasificadas como "no identificadas" representen objetos o bien principios tecnológicos que vayan alén de los conocimientos científicos de la temporada.
  • 3) No ha habido ninguna prueba que indique que las observaciones clasificadas como "no identificadas" fuesen automóviles extraterrestres.

Con la conclusión del Proyecto Libro Azul, el establecimiento de la regulación de Fuerzas Aéreas y el control del programa para investigar y examinar ovnis fueron anulados. La documentación en lo que se refiere a la vieja investigación de Libro Azul fue transferida a la Rama Moderna Militar, a los Ficheros Nacionales y al Servicio de Registros, y está libre para la revisión y el análisis públicos.


Desde la finalización del Proyecto Libro Azul, no ha ocurrido nada que pudiese respaldar una reanudación de las investigaciones ufológicas por la parte de las Fuerzas Aéreas. Considerando el escenario actual, en el que los presupuestos de defensa reducen de forma regular, es poco probable que las Fuerzas Aéreas se metan de lleno en un proyecto tan costoso en un corto plazo.


Hay un número significativo de universidades y organizaciones científicas que han analizado fenómenos objeto volador no identificado a lo largo de asambleas periódicas y seminarios. El interés y la revisión oportuna de informes ufológicos por la parte de conjuntos privados asegura que las pruebas genuinas no sean pasadas por alto por la comunidad científica.


Las conclusiones de Libro Azul no fueron admitidas por todo el planeta, no obstante los críticos - incluyendo a ciertos científicos - sugirieron que el Proyecto Libro Azul trabajó de una manera muy controvertible o bien, peor todavía, fue una simple tapadera.


Por ejemplo, existen muchos informes ufológicos, sobre todo nocturnos, referentes al medio oeste y al sureste de USA en el verano de 1965: ciertos testigos en Texas aseveraron que habían percibido "luces de diferentes colores" y enormes objetos aéreos con forma de huevos o bien diamantes. La Oklahoma Highway Patrol difundió que desde la base aérea de Hojalatero (cerca de Oklahoma City) se habían rastreado hasta 4 ovnis simultáneamente, y que múltiples de ellos había descendido muy rápidamente: de más o menos ocho mil metros a unos dos.500 en apenas unos segundos; algo meridianamente que alén de las capacidades de un aeroplano usual. John Shockley, un meteorólogo de Wichita, Kansas, difundió que, utilizando el radar del servicio meteorológico estatal, rastreó ciertos objetos aéreos que volaban en altitudes entre más o menos dos.000 y tres.000 metros. Estos y otros informes recibieron una extensa publicidad./P>

El Proyecto Libro Azul determinó oficialmente que lo que los testigos vieron realmente no era más que el planeta Júpiter o bien ciertas estrellas refulgentes.


La explicación de Libro Azul fue ampliamente criticada como impreciso. Robert Riser, directivo del Planetario de la Fundación de la Ciencia y el Arte de Oklahoma, refutaría fuertemente la explicación de Libro Azul. Su réplica fue muy difundida: "está tan lejos de la realidad como pueda imaginar. Estas estrellas y planetas están sobre el lado opuesto de la tierra vistos desde Oklahoma City en esta temporada del año. Las Fuerzas Aéreas deben haber tenido sus aparatos astronómicos del revés en el mes de agosto"./P>

Un editorial del periódico Richmond News Leader consideró que "los intentos de desacr las observaciones contadas de conformidad con la exposición razonada del Proyecto Libro Azul (sic) no resolverán el misterio... y solo servirán para acrecentar la sospecha de que hay algo ahí que las Fuerzas Aéreas no desean que sepamos", al paso que un reportero de la agencia Witchita escribió (en un breve editorial aparte) que "un radar ordinario no puede advertir planetas y estrellas"./P>

Otro caso que los críticos de Libro Azul encomiaron ocurrió sobre las cinco de la madrugada cerca de Ravenna, Ohio, el diecisiete de abril de mil novecientos sesenta y seis. Los agentes de policía Dale Spaur y Wilbur Neff vieron un objeto plateado discoidal con una refulgente luz que manaba de su parte inferior, a unos trescientos metros de altura. Comenzaron a proseguir al objeto (que en ocasiones descendía a unos ciento cincuenta metros). Otros agentes de condados próximos se implicaron asimismo en la prosecución, que terminó una hora después cerca de Freedom, Pennsylvania, a unos cincuenta km de distancia.


Este caso llegó a los medios nacionales, y la policía entregó informes detallados a Libro Azul. 5 días después, sin haber entrevistado a la doce de agentes que participaron, y a otros testigos, el directivo de Libro Azul, Héctor Quintanilla, anunció sus conclusiones: los agentes (uno de los que participó con las Fuerzas Aéreas en la Guerra de Corea) habían seguido un satélite de telecomunicaciones, y después al planeta Venus.


Esta conclusión fue tajantemente rechazada por la policía. En su contrainforme, Hynek calificó las conclusiones de Libro Azul como absurdas, puesto que en sus informes, ciertos agentes habían descrito la luna, Venus y el ovni: habían apreciado que aquella madrugada había una "estrella" muy refulgente cerca de la luna.Se trataba de Venus. Un miembro del Congreso por Ohio, William Stanton, afirmó que "las Fuerzas Aéreas han perdido una gran parte de su prestigio en esta comunidad... cuando la gente confía en la administración y esta no afirma la verdad, se pierde esa confianza".


La crítica de Hynek


Después de lo que describió como un principio prometedor para la investigación, Hynek estaba poco a poco más desilusionado con Libro Azul a lo largo de su participación en el proyecto, lanzando acusaciones de indiferencia, de ineptitud y de investigación mal hecha por la parte del personal de las Fuerzas Aéreas.


Hynek escribió que a lo largo de la permanencia del comandante de las Fuerzas Aéreas Héctor Quintanilla como directivo de Libro Azul, "la bandera de las estupideces y el sinsentido ondulaba en el punto más alto de su mástil". Hynek difundió que el sargento David Moody - uno de los subordinados de Quintanilla - "aplicó el procedimiento de la convicción ya antes de la prueba. Cualquier cosa que no comprendiera o bien no le gustara, la ponía de manera inmediata en la categoría de acontencimientos sicológicos. Era un sabelotodo"./P>

Hynek narró sus amargas diferencias con Moody cuando este rechazó investigar las observaciones objeto volador no identificado a fondo, describiendo Moody como "el profesor del posible: el posible globo, el posible aeroplano, los posibles pájaros... De ahí que he discutido violentamente con él varias veces".../P>


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 98 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Proyecto Libro Azul wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas