ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio del Nuevo Orden Mundial (NWO):

ıllı Reducción de Yapeyú wiki: historia, libros y películas.

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı Reducción de Yapeyú wiki: historia, libros y películas. 


El once de agosto de mil quinientos ochenta y ocho llegó a Asunción, entonces capital de la Gobernación del Río de la Plata y del Paraguay, procedente del Brasil el primer conjunto de misioneros de la Compañía de Jesús. Un par de años después se les unió otro conjunto procedente del Perú, mas la misión fue descuidada ya antes de acabar el siglo XVI.


El nueve de febrero de mil seiscientos cuatro el general de la Compañía de Jesús, Claudio Acquaviva, ordenó la creación de la provincia jesuítica del Paraguay con un extenso territorio que englobaba la mayoría del cono sur de América, con sede en Córdoba, efectivizándose la provincia en mil seiscientos ocho. En esta nueva etapa los jesuitas debían desamparar el sistema de misiones volantes y establecer reducciones de indios, para lo que una real cédula del dieciseis de marzo de mil seiscientos ocho ordenó al gobernante Hernandarias que los jesuitas se dirigieran al Paraná, al Guayrá y a la zona de los guaycurúes en el Gran Chaco, lugares en donde los indígenas quedarían exonerados del servicio de la confía.


En mil seiscientos diecisiete la gobernación fue dividida, creando en su parte sur la Gobernación del Río de la Plata, con sede en la ciudad de Buenos Aires, a la que el rey Felipe III dispuso en 2 reales cédulas de mil seiscientos veinticinco y mil seiscientos veintiseis añadir los territorios de las misiones jesuíticas del Paraná.


En mil seiscientos diecinueve el padre Roque González de santa Cruz fue encargado de predicar en la zona del alto río Uruguay, bajo dependencia de Diego de Boroa como superior de la misión del Paraná y del Uruguay con sede en Itapúa. El ocho de diciembre de ese año González de santa Cruz creó la reducción de Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Ibitiracuá (Concepción de la Sierra en la presente Misiones) y el tres de mayo de 1626San Nicolás de Piratiní (en el presente Brasil).


A principios de mil seiscientos veintiseis el jesuita Pedro Romero partiendo de la ciudad de Buenos Aires remontó el río Uruguay, mas los charrúas lo forzaron a regresar. Preocupado el gobernante del Río de la Plata, Francisco de Céspedes, por los avances portugueses en la Banda Oriental y la no sumisión de los charrúas, decidió encargar a la Compañía de Jesús la fundación de reducciones en el Tapé y en la cuenca del río Uruguay, área que entendía unas partes de las presentes provincias argentinas de Misiones, Corrientes y Entre Ríos, una parte del Uruguay, y una parte del estado brasileiro de Río Grande del Sur. Para esto, a lo largo de la cuaresma de mil seiscientos veintiseis mandó al de España Hernando de Zayas a fin de que remontase en canoa el río Uruguay y le entregase una carta al padre González de santa Cruz con una convidación a bajar a Buenos Aires. Los charrúas lo retuvieron un par de meses y después le dejaron continuar viaje hasta Concepción del Ibitiracuá. González de santa Cruz admitió la convidación y bajó por el Uruguay con Zayas y una comitiva de guaraníes encabezada por el cacique Nezú (o bien Ñeeazá), llegando el veinticuatro de junio de mil seiscientos veintiseis.


Luego de conseguir que Nezú prometiese obediencia a la corona de España, el cuatro de julio de mil seiscientos veintiseis Céspedes formalizó la entrega a la Compañía de Jesús de las provincias o bien áreas del Uruguay y del Tapé. A fines de mil seiscientos veintisiete González de santa Cruz fue designado superior de las misiones jesuitas del Uruguay.

Ruinas de una residencia jesuítica en Yapeyú.

Las contrariedades que ofrecía la navegación del río Uruguay al sur del río Guaviraví, límite sur de las tierras ocupadas por los guaraníes y norte de las ocupadas por charrúas y yaros, llevó a los misioneros a fundar allá una reducción que les facilitase las comunicaciones.


En la Carta Annua firmada por el provincial Nicolás Mastrilli Durán el doce de noviembre de mil seiscientos veintiocho expresó las razones por las cuales decidió la fundación:


Este sacerdote encabezó la fundación de la reducción de Nuestra Señora de los Santos Reyes Magos de Yapeyú (o bien Nuestra Señora de los 3 Reyes de Yapeyú) el cuatro de febrero de mil seiscientos veintisiete, así como los misioneros jesuitas González de santa Cruz y Pedro Romero, quien quedó en la reducción como cura sacerdote. La reducción fue emplazada en la margen derecha del río Uruguay (actual Corrientes) un tanto al norte de la desembocadura del riachuelo Yapeyú, el día de hoy llamado río Guaviraví, del que tomó la reducción su nombre indígena.


En la continuidad de la Carta Annua Mastrilli Durán expresó:


El gobernante Céspedes decidió ese año mandar corregidores designados por él a los pueblos de la misión del Uruguay, para lo que nombró a Pedro Bravo para Yapeyú, mas el sistema fue poco después descuidado y los corregidores indígenas se encargaron del mando político de la reducción.


Luego del asesinato de los jesuitas González de santa Cruz y Alfonso Rodríguez Olmedo en la reducción de Todos y cada uno de los Santos del Caaró el quince de noviembre de mil seiscientos veintiocho, el padre Pedro Romero quedó como superior de las misiones del Paraná y del Uruguay y el padre Andrés de la Rúa lo remplazó como sacerdote de Yapeyú. En mil seiscientos veintinueve el De la Rúa navegó cara el origen del río Ibicuí predicando por vez primera en la zona de la sierra del Tapé.


A fines de mil seiscientos treinta y siete los bandeirantespaulistas se dirigieron cara las reducciones del Tapé empezando su destrucción, de tal forma que todas y cada una fueron evacuadas hasta pasar el río Uruguay a inicios de mil seiscientos treinta y ocho, no quedando ninguna en ese instante en el presente territorio del Brasil. El avance de los bandeirantes fue detenido con el triunfo guaraní en la Batalla de Mbororé el once de marzo de mil seiscientos cuarenta y uno, mas nuevos ataques se registraron en mil seiscientos cincuenta y uno debiendo por prevención trasladarse a Yapeyú la población de la reducción de Nuestra Señora de Asunción de Mbororé, situada en la presente Provincia de Misiones. En mil seiscientos cincuenta y siete los caciques de esta población decidieron restituirla, para lo que se le entregó el territorio norte de la jurisdicción de Yapeyú, dando origen a la localidad de La Cruz, que recibió los territorios en la margen derecha del río Uruguay entre el río Aguapey y el riachuelo Mbocarí, y en la margen izquierda al norte del río Ibicuy, salvo un área limitada por los riachuelos Parirití y Tembetarí. Delineandose de este modo la frontera norte de la reducción de Yapeyú.


El maestre de campo Francisco García Piedrabuena al frente de mil quinientos yapeyuanos el cinco de noviembre de mil setecientos quince ingresó a Entre Ríos por las cercanías de las incipientes del río Gualeguay en una expedición punitiva terrestre contra los charrúas, bohanes y yaros, llegando hasta el riachuelo Ñancay. El treinta y uno de diciembre decidió regresar a Yapeyú a donde llegó el veintitres de enero de mil setecientos dieciseis. Todo cuanto fue documentado por el capellán Policarpo Dufó. En mil setecientos dieciocho los jesuitas establecieron el paradero Ytú bajo el salto Grande del río Uruguay, erigiendo un oratorio puesto bajo la advocación de San Antonio de Padua protegido por una pequeña guarnición de indígenas misioneros reducidos. Otro establecimiento en el bajo río Uruguay fue la entonces llamada Calera de Barquín.


Como en el resto reducciones guaraníes, en la de Yapeyú los únicos habitantes no indígenas eran el sacerdote sacerdote rector de la misión y su compañero, cuando lo había. La política reduccional implicaba que las aldeas indígenas (tekuas) fuesen descuidadas para reunir todas y cada una de las poblaciones en el espacio de la reducción. La corporación municipal local era el cabildo, que se encontraba antecedido por un corregidor (parokaitara), primordial autoridad formal de la reducción. El cargo generalmente recaía en un cacique y su elección, como la del resto de los cabildantes, había de ser confirmada por el gobernante. El cabildo se renovaba anualmente efectuándose las elecciones el 1 de enero de de año en año siendo el resto de los cabildantes: 2 alcaldes mayores de primero y segundo voto (o bien ivírayucu), Teniente de corregidor, alférez real, 4 regidores, alguacil mayor, regidor de la Fraternidad, procurador y escribano.


La existencia de una vaquería dedicada a la atrapa y faena de ganado vacuno cimarrón en el área lindante a Yapeyú, hizo que el ahínco productivo de la reducción no pudiese ser orientado por los misioneros jesuitas cara la agricultura, con lo que con el ganado capturado se formó una estancia o bien vaquería de la reducción entre los ríos Uruguay, Guaviraví y Miriñay y los esteros del Iberá, que fue aumentada con ganado adquirido en Corrientes en mil seiscientos treinta y cuatro.


Poco a poco, la reducción se fue especializando en la ganadería y, al lado del riachuelo Ibirapitá Guazú, al sur de Yapeyú, en mil seiscientos cincuenta y siete se creó la estancia reducción de San Andrés de Yaros, la primera de indígenas yaros, a la que se le asignó quinientos cabezas de ganado mas que no pudo mantenerse más de un año debido a que sus habitantes prefirieron retornar a la vida nómada.


Luego de que en mil seiscientos cincuenta y siete las reducciones venciesen un nuevo ataque bandeirante, en la margen izquierda del río Uruguay la reducción de Yapeyú creó la estancia del Ibicuy o bien estancia de la ciudad de Santiago en territorios hoy día brasileiros al sur de ese río, con mil animales llevados desde la margen occidental, que fueron aumentados con los apresados en la llamada vaquería del Mar, esto es el ganado cimarrón del norte de la Banda Oriental. En mil seiscientos noventa y cuatro esta estancia, centrada en la rinconada del Ibicuy, fue trasladada cara la desembocadura del río Cuareim siendo descuidada la vaquería del Mar como distribuidora de ganado, pasando a llamarse estancia de San Joseph. La atrapa de ganado se trasladó a la vaquería de la zona charrúa (bohán-guenoa) entre los ríos Queguay y Negro.


En mil setecientos tres fue fundada la estancia de San Pedro, al norte del río Miriñay, que formó el límite sur del territorio de Yapeyú ya antes de su expansión en el siglo XVIII, y servía de tranquera de acceso. Desde mil setecientos cuarenta, entre San Pedro y Yapeyú crearon los puestos de: San Martín (para la cría de ovejas), San José (cría de caballos), San Xavier (cría de mulas de carga), San Isidro (cría de vacas lecheras), San Felipe (cría de bueyes) y los de San Alonso y San Jorge para la cría de potrancas.


Los puestos establecidos en la Banda Oriental se llamaron: San Juan, San Marcos, santa Ana, San Martín, San Jerónimo, San Borja. En mil setecientos dos fue creada la vaquería del Río Negro y en mil setecientos cuatro la vaquería de los Pinares. La primera entendía el territorio entre el río Negro, el Cuareim y el Uruguay, y fue iniciada con reses de Yapeyú, Santo Tomé y La Cruz; la segunda limitaba al norte con el río Uruguay, al sur y este con la sierra Geral y al oeste con un área frondosa. En mil setecientos diecisiete y en mil setecientos veintinueve los portugueses hicieron entradas para arrear el ganado de la vaquería de los Pinares. En mil setecientos veintiuno se estableció la estancia llamada San Joseph Nuevo sobre el río Arapey. En mil setecientos treinta y siete fue creada la estancia Jesús entre los ríos Queguay y Negro.


El dos de abril de mil setecientos sesenta y siete el rey Carlos III de España firmó en El Pardo el decreto conocido como Pragmática Sanción de mil setecientos sesenta y siete, cuyo título es «Pragmática sanción de su Magestad en fuerza de ley para el estrañamiento de estos Reynos a los Regulares de la Compañía, ocupación de sus Temporalidades, y prohibición de su restablecimiento en tiempo alguno, con el resto prevenciones que expresa». El rey dispuso que en todos y cada uno de los territorios sujetos a su jurisdicción fuesen aprehendidos y después expulsados los jesuitas y su patrimonio requisado.


En mil setecientos sesenta y ocho el gobernante del Río de la Plata, Francisco de Paula Bucarelli y Ursúa, organizó una expedición militar para expulsar a los jesuitas de las misiones, para esto, remontó el río Uruguay con mil quinientos soldados, llegó a El Salto el dieciseis de junio de mil setecientos sesenta y ocho y también hizo restaurar para base de operaciones el fuerte de San Antonio del Salto Muchacho levantado en mil setecientos cincuenta y siete. El veinticuatro de junio partieron los destacamentos al cargo de Riva Herrera y de Francisco Bruno de Zavala, el veintisiete partió el destacamento de Elorduy, el veintiocho el de Pérez de Saravia y el veintinueve el de Bucarelli. En el sitio continuó un destacamento al cargo del teniente Nicolás García con 3 embarcaciones.


Este fuerte fue depósito de abastecimientos y sirvió como prisión para los sacerdotes jesuitas, en la medida que eran detenidos en sus pueblos y remitidos al mismo. A mediados de julio de mil setecientos sesenta y ocho llegaron remitidos el superior jesuita de Yapeyú y seis sacerdotes y poco después llegaron otras remesas del resto pueblos.El cinco de agosto de mil setecientos sesenta y ocho, los sacerdotes jesuitas detenidos en el fuerte fueron remitidos a Buenos Aires para ser entonces mandados a España, y de allá a Italia.

Misión Jesuítica de Yapeyú.

La de Yapeyú fue una de las diez reducciones encomendadas a los dominicos siendo expulsados los jesuitas.


El gobernante Bucarelli dictó las ordenanzas del veintitres de agosto de mil setecientos sesenta y ocho dividiendo el territorio de las Misiones entre 2 gobernantes interinos, quedando Yapeyú bajo las órdenes del capitán de dragones Francisco Bruno de Zavala con sede en San Miguel.


En mil setecientos sesenta y nueve Francisco Bruno de Zavala como gobernante interino de los diez pueblos de las Misiones del Uruguay debió intervenir en un pleito entre los pueblos de La Cruz y Yapeyú, notificando en esa ocasión a Bucarelli el veintiseis de noviembre de mil setecientos sesenta y nueve que el administrador y el sacerdote de Yapeyú (fray Marcos Ortíz y Gregorio de Soto) le habían pedido la propiedad de las tierras entre el río Miriñay y el riachuelo Yuquerí Grande:


Zavala confirmó que había autorizado esa expansión en una carta al virrey Nicolás del Campo el quince de junio de 1789:


A partir de esa contestación la Yapeyú empezó a establecer estancias en ese territorio. El Cabildo de Yapeyú decidió el veinte de noviembre de mil setecientos sesenta y nueve que el fuerte de San Antonio del Salto Muchacho, destruido por una creciente del río Uruguay, fuera reconstruido en la margen derecha y mandó 2 corregidores para cumplimentar su resolución. Bucarelli tomó a su cargo la fundación de San Antonio de Salto Muchacho.


Nuevas ordenanzas de Bucarelli del quince de enero de mil setecientos setenta centralizaron el gobierno en Zavala, que fue nombrado gobernante general interino de Misiones con sede en Candelaria. A su mando se crearon 3 departamentos al cargo de los tenientes de dragones del Regimiento de la ciudad de Buenos Aires, correspondiendo a Francisco Pérez el Departamento de Yapeyú', que entendía San Borja, La Cruz, Santo Tomé. El gobernante Juan José de Vértiz y Salcedo dio mayor independencia administrativa a los departamentos, poniéndolos al cargo de tenientes de gobernante, asumiendo en mil setecientos setenta y cinco en Yapeyú Juan de San Martín. Este llevó adelante la colonización de los campos despoblados situados entre el río Miriñay y el riachuelo Yuquerí Grande, traspasándolo por el sur hasta el riachuelo Yeruá, (al sur de la presente urbe de Concordia), incorporando estos territorios a la jurisdicción misionera. Creó allá las estancias de La Merced (el día de hoy Monte Caseros), San Gregorio (cerca de Mocoretá), Concepción de Mandisoví (cerca de Federación) y Jesús del Yeruá (un tanto al sur de Concordia). Consolidando la senda comercial del río Uruguay que debía saltar los escollos del los saltos Chaval y Grande, para lo que se reactivó el puerto de San Antonio del Salto Muchacho.


La Real Ordenanza de Intendentes del veintiocho de enero de mil setecientos ochenta y dos creó la provincia subordinada de los Treinta Pueblos de las Misiones Guaraníes.


En mil setecientos noventa y dos el hacendado correntino Miguel Pérez pidió al Cabildo de Yapeyú la entrega de la zona de Curuzú Cuatiá (punto donde se había establecido una cruz grande con letras como mojón), generándose una disputa territorial con Corrientes. El virrey Gabriel de Avilés y del Hierro dispuso el dieciocho de enero de mil ochocientos una línea lindante temporal para las Misiones y Corrientes, estableciendo ser de Yapeyú desde la:


Avilés explicó el límite a su sucesor Joaquín del Pino en su Memoria:


El catorce de marzo de mil ochocientos uno fue fundada la villa de Belén en territorio yapeyuano, con vecinos trasladados de los pueblos de Las Serpientes, Espinillo, Santo Domingo de Soriano y Paysandú. La villa quedó bajo dependencia del gobernante de Misiones.


Luego de producida la Revolución de Mayo de mil ochocientos diez en la ciudad de Buenos Aires la Primera Junta elevó a los indígenas a exactamente la misma categoría que los españoles y criollos, finalizando el régimen de las reducciones. El pueblo de Yapeyú fue destruido por completo en mil ochocientos diecisiete por los portugueses.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 143 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > [ NUEVO ORDEN (NWO) ] > ıllı Reducción de Yapeyú wiki: historia, libros y películas.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas