ıllı Nuevo Orden Mundial (NWO) y Conspiranoias (2018)

NEW WORLD ORDER - ILUMINATIS - BILDERBERG - EXTRATERRESTRES - REPTILOIDES - APOCALISIS ZOMBIES - ANONYMOUS

ıllı Informes sobre Reptilianos y Reptiloides Humanos:

ıllı El control reptiliano de la sociedad (Granja Humana) (Wikinfo)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

planeta tierra

salud  ıllı El control reptiliano de la sociedad (Granja Humana) (Wikinfo) 


Los reptilianos tienen una acabado entendimiento del funcionamiento mecánico del aparato mental-cerebral del humano y son muy hábiles para manipularlo. Allá es donde libran la primordial batalla en esta guerra contra la humanidad. Hasta el momento han sido muy eficientes en sostener a la vasta mayoría de la humanidad en un nivel bajo de conciencia. Para liberarnos, debemos comprender los métodos concretos que utilizan para supervisarnos.

El término de cerebro triuno distingue 3 niveles en el cerebro humano, que en esencia representan 3 cerebros bien distinguidos. Estos 3 cerebros son, en orden de evolución, el reptiliano, el límbico y el cortical, cada quien con su respectivo conjunto de labores concretas.

El cerebro reptil es la parte pero primitiva de nuestro cerebro, acá se procesan los instintos básicos de la supervivencia, el deseo sexual, la busca de comida, o bien las contestaciones del tipo “pelea o bien huye”.

Nuestro cerebro primitivo reptil no razona, no piensa, no tiene emociones. Es puro instinto. Estas contestaciones tienden a ser automáticas y programadas. Asimismo influye una parte de nuestro comportamiento en situaciones como seducir, tener relaciones personales, seleccionar líderes, y proseguir ritos y costumbres. Este cerebro regula las funciones fisiológicas involuntarias de nuestro cuerpo y es el encargado de la parte más primitiva de reflejo-contestación. Se encarga de todo lo relacionado con el instinto de supervivencia. Cualquier cosa que represente temor o bien agresión estimula o bien depende de este cerebro.

Si bien precisamos de este cerebro para subsistir, no deseamos que pase a dominar nuestra existencia entera, opacando las funciones de los otros 2 cerebros y reduciendo nuestra vida a algo poco más que una bestialidad básica. No obstante, por medio de la manipulación, la mayor parte de las personas viven prácticamente toda su vida mediante este cerebro. La parte más siendo consciente de nuestro conjunto cerebral ha sido puesta en estado letárgico. Lo que simula ser pensamiento es muy frecuentemente una contestación androide pre-programada en el cerebro reptiliano.

Como los reptilianos son quienes mejor conocen el funcionamiento de este cerebro, saben precisamente qué hacer para estimularlo. Su existencia trata de este cerebro, con lo que saben de forma perfecta qué actividades y disparadores lo activan.

El subconsciente se halla de manera estrecha relacionado con el cerebro reptil. Cuando este cerebro domina el comportamiento, el subconsciente se torna alcanzable a influencias externas. Lo que estos seres hacen es alentar el cerebro reptiliano para ganar acceso al subconsciente humano, de forma tal que pueda ser programado mediante imágenes, sonidos y ciertos patrones. Debido a esto hay un alto grado de sugestiones subliminales, tanto en publicidades como en la industria del entretenimiento generalmente. Cuando esto sucede, los individuos continúan extraños a la situación. Es tal y como si estuviesen siendo programados para efectuar ciertas acciones a través de hipnosis, mas no tienen ningún registro siendo consciente de esa programación.

La doctrina del shock

Naomi Kleim ha explicado en su libro La doctrina del shock de qué manera se ha usado el shock sensible que provocan las desgracias para incorporar determinado género de políticas económicas, contrarias al interés de la mayor parte de la población.

Este recurso había sido estudiado ya en presos que eran sometidos a torturas. Su dolor físico y sensible era tal, que eran inútiles de reaccionar generalmente a las situaciones. Por medio de la ingeniería social, se ha llevado este procedimiento a poblaciones enteras para imponer gobiernos títeres, políticas económicas dañinas y leyes absolutamente exageradas. El estado de debilidad en el que se halla la mente humana después de sucesos como desastres naturales y supuestos atentados terroristas permite que los individuos y las sociedades no reaccionen como lo harían por norma general.

De exactamente la misma forma, debido a las prácticas comunes de la vida rutinaria, la sociedad humana en conjunto se ve expuesta a estos estímulos en dosis al día, de forma tal que el cerebro reptiliano tiende a ser predominante en el comportamiento general.

Al mismo tiempo, se ataca la conciencia superior con químicos y toxinas en los comestibles, radiaciones electromagnéticas y virus. Todo en un intento de reducir las vibraciones más elevadas y sostenernos en un estado de baja frecuencia, que impida el discernimiento. En concepto de frecuencia vibrátil, nos idiotizan. Por el hecho de que conforme nuestra frecuencia vibrátil se eleva, la brecha entre la parte consciente y la inconsciente se reduce, haciendo poco a poco más bastante difícil la manipulación y la persistencia de cualquier programación que haya sido establecida de antemano.

La mayoría de nuestros inconvenientes egoicos tienen su raíz en el cerebro reptiliano y la programación subliminal del subconsciente. Ciertas actividades, algunos patrones de comportamiento y pensamiento son un producto evidente de esta manipulación y al unísono nutren esta programación. Se fortalece de este modo un círculo del que es bastante difícil salir salvo que se cuente con la infomación y la capacidad de discernimiento que nos deje salirnos de ese patrón.

Estas actividades incluyen lo siguiente:

  • Adherencia a la rutina, los rituales y las liturgias.

  • Identificación, conexión y comunicación a través del simbolismo y las imágenes.

  • Obediencia a la jerarquía, la autoridad y el rango.

  • División por clase social, rango, raza, género, jerarquía, etc.

  • Criterios de territorialidad y propiedad privada.

  • Avaricia, acumulación de poder, riquezas o bien conocimiento.

  • Competitividad, agresión y violencia.

  • Adicciones y obsesiones sexuales; empleo del sexo para dominar a otros.

Si bien muchos de estos rasgos de conductas son perceptibles y predominantes en la conducta de la mayor parte de la población, los Illuminati los llevan al extremo mediante rituales y en su comportamiento sadístico frecuente, que está mucho alén del nivel de un individuo común.Se asevera que las familias de las casas reales (que serían descendientes híbridos de estos seres extraterrestres) se casan entre sí para sostener el porcentaje de código genético reptiliano en su ADN. Desde su perspectiva, procuran sostener la pureza de su sangre real. A mayor porcentaje de código genético reptiliano, mayor es la repercusión del cerebro reptiliano en el comportamiento y la personalidad de estos individuos.

La falta de empatía es meridianamente perceptible en la planificación y ejecución de guerras, falsos atentados terroristas, asesinatos en masa, sacrificios rituales y abusos sexuales. Aún más sadístico y infame si tomamos en cuenta que en estos 2 últimos casos, las víctimas acostumbran a ser pequeños.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion

  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Nuevo Orden Mundial 

autoayuda.es   BUSCADOR NOM (NWO)    

 

USUARIOS:

Hay 137 invitados y ningún miembro en línea

nuevo orden mundial

nuevo orden mundial

 

WEBs AMIGAS:

anonymous

 

Está aquí: Inicio > Reptilianos (Reptiloides) > ıllı El control reptiliano de la sociedad (Granja Humana) (Wikinfo)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas